La reforma al outsourcing protege los derechos de los trabajadores: Díaz Mirón

Por Jorge Santa Cruz.

Producción: Voces Críticas y Sin Compromisos.

Imagen ilustrativa: Flickr.

La reforma laboral en materia de subcontratación (conocida también como outsourcing) beneficia a los trabajadores porque garantiza sus derechos; también, al gobierno federal, pues aumentará la recaudación de impuestos, señala el abogado Luis Díaz Mirón.

En entrevista exclusiva, el exrector de la Escuela Libre de Derecho explica que el nuevo ordenamiento legal obliga a las empresas que subcontratan a respetar todos los derechos de los trabajadores, como la antigüedad, el monto de su salario, el pago de utilidades, la afiliación al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y al Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda de los Trabajadores (Infonavit), entre otros.

En la actualidad, la subcontratación está prohibida en el país, salvo en áreas de especialidad que sean diferentes al giro de la empresa beneficiaria. Las empresas que requieren de personal subcontratado deben tener el visto bueno de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social. También, las empresas que ofrecen el servicio del outsourcing.

Díaz Mirón, expresidente de la Asociación Nacional de Abogados de Empresa, considera que a partir de mayo, junio y julio del presente año se inició una época más ordenada, sistematizada y transparente en la triangulación de las relaciones laborales.

Entrevista completa al Lic. Luis Díaz Mirón

Antes de la reforma —apunta— se tenía a por lo menos cuatro millones de trabajadores mexicanos contratados bajo la figura del outsourcing, con el consiguiente daño a sus derechos laborales. Hoy, se estima que esa cifra es de 500 mil.

El reto es que ese medio millón de personas sea contratado de manera directa, sin intermediación.

Díaz Mirón recalca que la reforma da orden, corrección y transparencia a las relaciones entre empresas y trabajadores, y entre los patrones y el gobierno federal.

El objetivo —dice— es lograr el alineamiento total de las empresas con la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, el IMSS y el Infonavit.

El orden dará tranquilidad a todos: patrones, trabajadores y gobierno.

Los beneficios de la reforma y sus áreas de oportunidad —concluye— podrán verse cuando cumpla el primer año de vigencia.