Vivimos la peor crisis de mitad de sexenio: Rosales Betancourt

Por Jorge Santa Cruz.

Imagen ilustrativa: Gobierno de México.

La actual crisis es más grave que las registradas a la mitad de los sexenios anteriores porque provoca crecientes niveles de incertidumbre, divisionismo y agotamiento social, expone el abogado, periodista y docente de la UNAM, Mario Rosales Betancourt.

Entrevistado por Voces Críticas, señala que lo más grave de todo es que no se sabe cuándo ni cómo habrá de terminar.

Explica que la pandemia de Covid-19 y los fanatismos políticos tienen sumido a México en un acelerado proceso de descomposición social que provoca mayor inseguridad pública, más violencia intrafamiliar, un deterioro educativo sin precedentes y una cada vez más complicada coexistencia humana.

Producción conjunta de Voces Críticas y Periodismo Sin Compromisos

Lo bueno, lo malo y lo feo del primer trienio de AMLO

El profesor de derecho en la Facultad de Estudios Superiores Acatlán de la UNAM, expone que el escenario malo tiene que ver con la prolongación de la crisis y con el forzado regreso a clases que puede incrementar los contagios y defunciones provocados por el Covid-19.

Reconoce que habrá un rebote económico, es decir, cierta recuperación que será inferior a los niveles de crecimiento que se tenían en 2018.

Considera que el país seguirá en la dinámica de la estanflación, es decir, de un bajo crecimiento económico con inflación.

En lo político, prevé que los fanatismos prevalecerán, al tiempo que la oposición continuará fragmentada, sin un líder que la aglutine y ponga fin a las desconfianzas internas.

Lo feo, para Rosales Betancourt, es el agotamiento y el desinterés que distingue a ciertos sectores de la sociedad a los cuales les tiene sin cuidado el bien de los demás.

Lo bueno, finalmente, es que la macroeconomía está controlada; que tanto la Secretaría de Hacienda como el Banco de México han manejado responsablemente la deuda, las reservas y las tasas de interés.

“No hemos caído en la catástrofe, pero tampoco en el crecimiento que se prometió”, concluye Rosales Betancourt.

Riesgoso para la niñez, el regreso a clases presenciales: Martínez Leal

Por Redacción

Imagen ilustrativa: FrankundFrei (Pixabay)

La especialista en política y gestión social, Marlene Martínez Leal, advierte que el regreso a clases presenciales expondrá a los niños al contagio del Covid-19, entre otras razones por no estar vacunados.

Resumen de los temas expuestos por la también profesora de la Facultad de Contaduría y Administración (FCA) de la UNAM al ser entrevistada por el periodista Jorge Santa Cruz:

Derivado de la emergencia sanitaria por el COVID-19 en México, el gobierno del país, mediante la Secretaría de Salud, a cargo del Dr. Jorge Alcocer (quien a su vez se respaldó en el subsecretario, el Dr. Hugo López-Gatell y los doctores José Luis Alomía y Ricardo Cortés Alcalá), ofreció información diaria desde el 22 de enero de 2020 hasta el 11 de junio del presente año. Los Informes Técnicos Diarios fueron el medio por el cual la población conoció del desarrollo de la pandemia en nuestro territorio. Hay que destacar elementos importantes sobre la multitemática que acompañó estos reportes:

  • Creación del personaje estrella: “Susana Distancia”.
  • El 30 de marzo de 2020, se dio la declaratoria, por parte del Canciller Marcelo Ebrard, de que México oficialmente estaba en pandemia. En esa ocasión acudieron la titular de la SEGOB, Olga Sánchez Cordero; por parte de la SEDENA, Luis Crescencio Sandoval, y por parte de la Secretaria de Marina, José Rafael Ojeda Durán. Fue muy significativo reunir a estos mandos y responsables de instituciones en ocasiones distintas a las reuniones con el jefe del ejecutivo.
  • El 27 de abril se determinó el uso del cubrebocas como obligatorio.
  • El 1 de junio, con 90 000 casos confirmados, se anunció la llamada “nueva normalidad”, la cual se reguló mediante un semáforo epidemiológico.

Lo antes expuesto, nos deja ver que los informes cumplían con su función. Los ejes básicos de dichos espacios daban a conocer el número de casos confirmados, casos sospechosos y la mortalidad alcanzada día a día.

Producción: Voces Críticas y Periodismo Sin Compromisos

Es cierto que una información que es repetitiva en cuanto a su estructura y no en datos, puede causar cierto “pánico social”, lo que sin duda pasó al ir incrementando los casos y los decesos que se registraban; al final del día era una radiografía de cómo nos encontrábamos en lo cotidiano. Esto nos permitía dimensionar la magnitud del problema; es cierto que otros se dedicaron a criticar los resultados obtenidos.

Desde el mes de febrero, se presentó la campaña de vacunación para la población mexicana, la cual inició con los deciles más altos de edad, lo cual se ha ampliado en la actualidad a quienes tienen más de 18 años. Hasta el 23 de julio se tiene un estimado de 18-20% de la población que ya ha recibido parte del esquema de vacunación o lo ha incluso completado; la preocupación en este momento es la población que no ha sido vacunada porque es menor de 18 años: los niños.

Hasta el 25 de julio, se tenía un registro de 572 muertes por Covid-19 en pequeños; entre el 14 y el 20 de junio se registraron 125 casos confirmados en niños de 5 a 12 años, 25.2% más que la semana previa. Los niños son todavía parte importante de la pirámide poblacional de México; en 14-18 años estas generaciones son quienes formarán parte de la población que será activa y productiva plena.

Es necesario contar con información suficiente, sin caer en la exageración o el pánico, y de conocer las estrategias que se están implementando para vivir esta tercera ola. El gobierno parece estar evaluando la posibilidad de hacer informes semanales a fin de no restringir información útil para la toma de decisiones.

Lo que sí ya es un hecho fue la presentación del nuevo semáforo epidemiológico, el cual en ningún color paralizará las actividades; el caso más extremo sería el rojo, en el cual se seguiría (de implementarse) con actividades al 30%.

Si las autoridades han mencionado que se privilegia la salud y el bienestar social, es necesario ser más prudentes y endurecer las medidas de prevención, como el uso de cubrebocas.

Los procesos políticos son parte del quehacer del sistema de gobierno, los cuales no deben entorpecer o modificar las prácticas de sana distancia.

Es necesario, entonces, reevaluar el regreso a las aulas en próximas fechas, a partir de la necesidad de cuidar la salud de la población que no ha sido vacunada: la infantil.

En México los niños son súper niños ante el SARS-CoV-2

“El derecho a la vida y la salud es universal, no sabe de raza, credo o edad”

Por Marlene Martínez Leal (*)

Imagen ilustrativa: visuals3Dde (Pixabay)

Hablar de niñ@ de acuerdo con la Convención sobre los Derechos del Niñ@ y según la mayoría de las normas jurídicas internacionales, es toda persona menor de 18 años (amnistiacatalunya, 2021).

A nivel global, se estima una población total de siete mil 794 millones de personas, de acuerdo a la perspectiva de población elaborada por la Organización de las Naciones Unidas en 2019; cifra de la cual, mil 983 millones (25.45%) son niños o niñas; es decir, personas de 0 a 14 años de edad (Queretanizate, 2021).

En México, de acuerdo con los resultados de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) 2018, se contabilizaron 38.3 millones de niñas, niños y adolescentes de 0 a 17 años, de los cuales 11.4 millones tiene cinco años o menos; 13.2 millones se encuentran en edad escolar, de 6 a 11 años, y 13.7 millones son adolescentes de 12 a 17 años (INEGI, 2021).

Fuente: INEGI

Con los datos anteriores y la calendarización para la vacuna contra el SARS-CoV-2, la población de los más de 38 millones de niñ@s en México no están o estarán inmunizados, considerando que el Documento rector de la Política Nacional de Vacunación contra el Virus SARS-CoV-2, para la prevención de la COVID-19 en México dice en su apartado de Audiencias: hay “Grupos de población aún no contemplados en la vacunación … 5.1. Personas en estado de embarazo y 5.2. Personas menores de edad” (Gobierno de México, 2021).

Hasta este 12 de julio de este año, 50817979 dosis de las diferentes vacunas han sido aplicadas en nuestro país, alcanzando ya a la población de 30 años o más; teniendo un 16.5% de población con esquema de vacunación completa (unidosis o con dos dosis) (EL CEO, 2021).

Uno de los sectores que se replegó a sus hogares por seguridad, fueron los centros educativos, que significo el proteger también a los menores de edad de cualquier riesgo en su salud. En este momento, el magisterio (privado y público) así como todos los relacionados a esta área han sido inoculados, para ofrecer u retorno seguro a las aulas.

Sin embargo, la población objetivo aun es vulnerable al virus. Los niños no son super personas, también sufren de los estragos de la pandemia, y merecen la misma atención que el resto de la población, tal como se enuncia en varios ordenamientos tanto nacionales como internacionales (Declaración de los Derechos del Niño en 1959 o la Ley General de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes de nuestro país).

La sintomatología en los menores es muy parecida a la de los adultos. De acuerdo con Kids Health, “algunos niños están presentando síntomas causados por la inflamación en todo el cuerpo, a veces varias semanas después de haberse infectado con el virus. Esto se denomina síndrome inflamatorio multisistémico en niños (MIS-C)” (Kids Health , 2021). Entre los síntomas del síndrome MIS-C se encuentran:

Tabla 1. Síntomas de Covid-19 y MIS-C

Niñ@sAdultos
– fiebre
– dolor abdominal
– vómitos o diarrea
– erupción en la piel
– dolor de cuello
– ojos rojos
– sentirse muy cansados
– labios rojos o agrietados
– manos o pies hinchados
– ganglios linfático inflamados
– fiebre
– tos seca
– cansancio
– molestias y dolores
– dolor de garganta
– diarrea
– conjuntivitis
– dolor de cabeza
– pérdida del sentido del olfato o del gusto
– erupciones cutáneas o pérdida de color en los dedos
de las manos o de los pies
– dificultad para respirar o sensación de falta de aire
– dolor o presión en el pecho
– dificultad para hablar o moverse
Elaboración propia con base en OMS (2021) y Kids Health (2021)

La mayoría de los niños con síndrome inflamatorio multisistémico mejoran después de recibir cuidados especiales en un hospital, a veces en la UCI (unidad de cuidados intensivos); de forma muy similar a la de un adulto.

Es cierto que la tasa de mortalidad es menor en niños que en adultos. De acuerdo con el Boletín estadístico sobre el exceso de mortalidad por todas las causas durante la emergencia por COVID-19 del 14 de febrero al 6 de marzo de 2021, “en las personas menores de 20 años no se ha registrado un exceso de mortalidad, y contrario a ello, se ha registrado una disminución en el número de defunciones esperadas del -23.3%” (Coronavirus, 2021).

En este verano, las autoridades educativas han pronunciado un regreso a las aulas el próximo 30 de agosto, regreso que está condicionado a la evolución de la pandemia. Sin duda, todos sean niñ@s, jóvenes o adultos, todos requieren de atención y el mismo valor, ninguno es más que otro, más allá de conceptualizaciones legales.

Ya hay países como nuestro vecino del norte (Estados Unidos) que mediante Centro Nacional de Vacunación y Enfermedades Respiratorias (NCIRD), en su División de Enfermedades Virales, ha comunicado que ya están vacunando a niños de 12 años y más: “All children who are 12 years and older should get a COVID-19 vaccine” (cdc.gov, 2021); el biológico que se les está administrando es Pfizer-BioNTech.

Esperemos que esta práctica sea replicada en nuestro territorio, a fin de minimizar los riesgos para esta población, y que se mantengan los niveles bajos de mortandad.

La disponibilidad y prueba en menores es un factor que puede retardar la inoculación a las niñas, niños y adolescentess; en tanto esto sucede, la conciencia social de los riesgos de prevenir, deben seguir vigentes para proteger a quienes están desprotegidos por la inoculación.

Referencias

amnistiacatalunya. (12 de jun de 2021). amnistiacatalunya. Obtenido de http://www.amnistiacatalunya.org/edu/es/menores/dh-inf-defin.html

cdc.gov. (2021). cdc.gov. Obtenido de https://www.cdc.gov/coronavirus/2019-ncov/downloads/vaccines/toolkits/COVID-19-Vaccine-for-Preteens_Teens-508.pdf

Coronavirus. (20 de 04 de 2021). coronavirus.gob.mx. Obtenido de https://coronavirus.gob.mx/wp-content/uploads/2021/04/Boleti%CC%81n_XII_Exceso_Mortalidad_SE9_MX_20Abr2021.pdf

EL CEO. (12 de 07 de 2021). EL CEO. Obtenido de https://elceo.com/internacional/cuantas-personas-se-han-vacunado-contra-covid-19-en-mexico-y-el-mundo-asi-va-el-proceso/

Gobierno de México. (11 de 01 de 2021). Gobierno de México. Obtenido de https://coronavirus.gob.mx/wp-content/uploads/2021/01/PolVx_COVID_-11Ene2021.pdf

INEGI. (30 de 05 de 2021). INEGI. Obtenido de https://www.inegi.org.mx/contenidos/saladeprensa/aproposito/2019/nino2019_Nal.pdf

Kids Health . (12 de 07 de 2021). Kids Health . Obtenido de https://kidshealth.org/es/parents/coronavirus-child-is-sick-esp.html

OMS. (10 de 07 de 2021). OMS. Obtenido de https://www.who.int/es/emergencies/diseases/novel-coronavirus-2019/advice-for-public/q-a-coronaviruses#:~:text=sintomas

Queretanizate. (30 de 04 de 2021). queretanizate. Obtenido de https://queretanizate.com/cuantos-ninos-hay-en-el-mundo/#:~:text=A%20nivel%20mundial%20se%20estima,a%2014%20a%C3%B1os%20de%20edad

(*) Marlene Martínez Leal

Especialista en política y gestión social

Liderazgo preventivo como posible solución al sector educativo

La emergencia sanitaria sigue afectando en gran número a la población estudiantil, los esfuerzos de los maestros y estudiantes no bastan y aun no podemos dimensionar las consecuencias…

Por redacción

Imagen ilustrativa: Motion Array

A pesar del esfuerzo que han hecho las autoridades para salvaguardar la salud de sus habitantes contra el Covid-19, no ha sido suficiente. La contingencia se alarga y no deja de afectar a la población estudiantil.

El equipo de Voces Críticas tuvo un agradable conversatorio con el Dr. en educación, Alejandro Rodríguez Rodríguez, quien sugiere que el estado de gobierno debe pensar en una nueva estructura en la educación que vea por la persona, generar un ambiente positivo para el estudiante y el maestro, para contener el efecto negativo de rezago educativo que tuvo la pandemia en nuestro país, a su vez esta idea se debe retomar desde casa.

¿Sabías que existen 3 elementos de la prevención del liderazgo en la educación que puede ayudar a crecer a la sociedad y a cada individuo en un aspecto físico, mental, emocional y espiritual? El doctor en educación nos dice que todo ser humano esta en búsqueda de ser mejor como persona y esta proyección se puede aprovechar en el ambiente educativo.

La educación no solo es adquirir conocimientos o desarrollar habilidades que nos ayudan a construir un futuro; “La educación es un arte que implica tiempo, implica paciencia, implica pasión y toda tu vida para desarrollar una obra” -Alejandro Rodríguez Rodríguez.

Nos encantaría conocer tu opinión sobre este tema, ¡deja tu comentario! Esta entrevista es una colaboración del Dr. Alejandro Rodríguez Rodríguez en conjunto con Voces Críticas.

Alimentando Monstruos

La reciente crisis por Covid-19 es una dura crítica de parte de la naturaleza hacia nuestro estilo de vida y nuestra cotidianidad.

Debemos tomar medidas mas duras para resolver el impacto ambiental para evitar casos como “La nueva normalidad”

Por redacción

Imagen ilustrativa: Markus Spiske en Pexels.com

 “Los emisarios que tocan a tu puerta, tú mismo los llamaste y no lo sabes” AlMutamar Ibn al Farsi (1118-1196)

Los esfuerzos por visibilizar el impacto de la actividad humana sobre el ambiente y la necesidad creciente por mantener los recursos naturales, han sido entendidas durante mucho tiempo como llamados de atención y sugerencias de consumo y desarrollo de proyectos, entrando en la legislación a modo de principios precautorios y elementos de SoftLaw, en muchos casos estas herramientas legales poseen un valor inferior al de los intereses de la clase económica y política dominante, cuando en realidad las advertencias ambientales son de carácter urgente y muestran una realidad incómoda sobre la crisis ambiental con impactos directos en la  economía y la salud de la población mundial.

A juzgar por el sistema económico imperante y las iniciativas políticas que gozan de prioridad en pleno 2021, parece que aún no se entiende la urgencia de la crisis ambiental que se avecina, pero el mundo ya no es como en 2005 cuando se firmaba el protocolo de Kioto para comprometerse a cuidar el ambiente, la urgencia nos ha alcanzado y no podemos ser blandos al reconocer que estamos en tolerancia 0 ante el cambio climático y la pérdida de ecosistemas y biodiversidad.

Recientemente vivimos una pandemia global a causa de la zoonosis de un virus de tipo SARS, una clara evidencia de que factores como la comercialización de especies exóticas, la fragmentación de hábitats, así como la presencia humana en territorio silvestre y el cambio climático, provocan que la población entre en contacto con especies que contienen elementos patógenos con probabilidad de presentar mutaciones que les brindan la capacidad de infectar humanos, y esto queridos lectores no es novedad, se habían observado antes otras infecciones zoonóticas, como la del virus del VIH, la gripe aviar y gripe porcina, entre otras.


zoonosis se entiende como la enfermedad infecciosa que se transmite desde cualquier otra especie animal a la especie humana

Foto de Markus Spiske en Pexels.com

Resulta imposible separar la crisis sanitaria actual de la crisis ambiental por el hecho de que nuestra estructura social basada en la explotación de la naturaleza es el origen de la zoonosis de los virus. Todos estos años de desidia y blando actuar en pro del medio ambiente nos han cobrado factura, de tal forma que la reciente crisis por Covid-19 es una dura crítica de parte de la naturaleza hacia nuestro estilo de vida y nuestra cotidianidad, un llamado para modificar nuestra manera de hacer y deshacer las cosas.

Las preguntas que surgen en nuestro mundo de la inmediatez y antropocentrismo son las siguientes: ¿Seguiremos haciéndonos los sorprendidos ante las emergencias climáticas cada vez más comunes, ante las crisis por zoonosis, malos hábitos de salud pública y ante la escases de recursos vitales como el agua? ¿Cuántos de nuestros líderes se han dado cuenta de la realidad que nos aguarda y que nosotros mismos hemos construido?

Si en verdad queremos darle tiempo a la naturaleza para amortiguar los daños ambientales causados en el último siglo, necesitamos soluciones a nivel sistémico, desde empresas dispuestas a modificar sus modelos de extracción de recursos, producción y generación de residuos, hasta modificación en los patrones de consumo de la sociedad, recordemos que los tiempos de recuperación de los recursos naturales son prolongados y que las dinámicas son las que deben respetarse, no las cifras de producción y los índices de desarrollo económico.

La solución requiere acción conjunta de los profesionales de las ciencias naturales y la conservación, junto a los líderes aparentemente cegados por sus intereses, pues tarde que temprano esos intereses se verán mermados por las catástrofes ambientales que se presentan, debemos hacer un esfuerzo por no olvidar la crisis en cuanto comencemos a sentir de nuevo la ansiada “normalidad”, corremos el riesgo de conservar el adormecimiento de la conciencia y seguir alimentando un monstruo cuyo tamaño subestimamos, porque solo hemos visto su sombra.

Realizador: Vanessa Abigail Romero Yahuitl para Scripta manent (http://www.scriptamanent.com.mx)

Salud de microbiota intestinal repercute en respuesta del sistema inmunitario ante COVID-19

  • La microbiota está formada por billones de microorganismos que intervienen en la digestión de los alimentos, en la síntesis de vitaminas y coadyuva a la generación de defensas
  • Las personas con una microbiota más copiosa y diversa son quienes probablemente no presenten síntomas graves ante COVID-19: Dra. Yadira Rivera Espinoza

Por Departamento de Prensa del IPN

Imagen ilustrativa: IPN

Además de intervenir en la digestión de los alimentos, la microbiota intestinal (formada por billones de microorganismos) produce vitaminas y participa en la generación de defensas, por ello, es importante mantenerla en óptimo estado mediante una alimentación sana y equilibrada, ya que ello repercute en una mejor respuesta ante infecciones, incluida la generada por el virus SARS-CoV-2, señaló la científica del Instituto Politécnico Nacional (IPN), Yadira Rivera Espinoza.

La investigadora de la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas (ENCB), mencionó que la microbiota intestinal es como una “huella dactilar” que empieza a conformarse a partir del nacimiento, la cual, entre más abundante sea, brinda mayores elementos para combatir las enfermedades, ya que los microorganismos se adhieren a las células epiteliales del intestino y forman una barrera de defensa.

Dra. Yadira Rivera Espinoza
Imagen: iPN

La especialista apuntó que entre más copiosa y variada sea la microbiota, los intestinos son más fuertes y capaces de hacer frente a las enfermedades. “Entre las células hay uniones que se abren para dar paso a los nutrientes que se incorporan al torrente sanguíneo y se cierran cuando detectan agentes patógenos, por ello podríamos afirmar que las personas con una microbiota más rica y diversa son quienes probablemente no presentan síntomas graves ante la COVID-19”.

Expuso que cada tipo de microorganismo cumple una función distinta, por ejemplo, las bifidobacterias producen ácido láctico que controla el crecimiento de bacterias patógenas y Prevotella spp. Fermentan diferentes fibras de los alimentos para producir sustancias que llegan a todos los órganos, incluidos los pulmones y el cerebro, a través del sistema circulatorio, lo cual repercute en contar con mayores posibilidades de combatir las infecciones y diferentes tipos de enfermedades.

La Doctora Rivera Espinoza -con experiencia de más 10 años en el estudio de probióticos y microbiota – precisó que la microbiota de los mexicanos ha sufrido cambios importantes y se ha hecho más escasa a partir de que aumentó el consumo de comida industrializada y alimentos altos en carbohidratos y azúcares, lo cual provoca un incremento de bacterias proinflamatorias que causan efectos adversos al organismo y contribuyen a agravar los cuadros clínicos de COVID-19.

Indicó que para mejorar la salud de la microbiota la dieta debe incluir alimentos naturales ricos en fibra, como verduras y leguminosas (habas, frijoles, lentejas y garbanzos), omega 3 (contenido en el salmón, chía y aguacate), diferentes tipos de antioxidantes, así como bebidas fermentadas (tepache, leche de búlgaros y agua de tibicos). “Todos esos alimentos ayudan a repoblar paulatinamente la barrera de defensa natural alterada por los malos hábitos, así como por los antibióticos “, concluyó.

Elecciones 2021: ¿qué grupos aún no estarán vacunados contra el Covid-19?

Estamos a menos de un mes de las elecciones intermedias y la campaña de vacunación avanza, aunque no al ritmo deseado

Por Marlene Martínez Leal (*)

Imagen ilustrativa: INE

En la actualidad, las elecciones son un fenómeno que se ha hecho común, y como enuncia Milbrath (UNAM, 2021), “… tal vez sean lo más aproximado al control del gobierno por el pueblo que se pueda alcanzar en la moderna sociedad industrializada de masas móviles”. A esta definición, le deberíamos agregar que se está en un mundo capitalista y globalizado.

En México, estamos a menos de un mes de que se lleven a cabos las elecciones intermedias, “las más grandes de la historia”. El Proceso Electoral Federal 2021 comenzó en septiembre del año pasado y la votación se llevará a cabo el próximo 6 de junio. Las campañas iniciaron el 4 de abril y terminarán el 2 de junio.

Fuente: Instituto Nacional Electoral

Este proceso ha sido enmarcado por un evento mundial, la pandemia por COVID-19; un evento que ha marcado a nuestra sociedad por las diversas condiciones de confinamiento, paro de labores, procesos económicos inestables que han repercutido en el bolsillo de muchos mexicanos; también, en los procesos educativos, administrativos… y hasta el ocio.

Como puede observarse (INE, 2021), es una elección “nacional”, en la que se buscará la renovación de 500 Diputados: 300 diputaciones por el principio de mayoría relativa y 200 diputaciones por representación proporcional.

En el caso de la Ciudad de México, se agrega, el cambio de los 16 Alcaldes.

Tal vez en otros años no se había puesto énfasis en la realización de simulacros para la realización de comicios; en esta ocasión, el Instituto Nacional Electoral (INE) ha puesto particular cuidado en la aplicación de medidas sanitaria para no promover la propagación del COVID-19 (aun cuando para julio la población de 50 años en adelante ya esté vacunada). No perdamos de vista que esto ha incrementado los recursos financieros destinados a tal fin. De acuerdo con este organismo, del 13 de abril al 05 de junio se llevarán a cabo varios simulacros en distintas sedes para comprobar el adecuado funcionamiento administrativo de las casillas (162,248) y centros de cómputo, recepción y monitoreo de este proceso; además de poner en práctica las medidas derivadas de la jornada de “sana distancia en una nueva normalidad”.

El INE ha presentado una lista nominal de 93,935,039 ciudadanos registrados. Es de observarse que los grupos de población de los 24 a los 49 años ocupan los mayores niveles de población; es muy probable, sin embargo, que no estén inoculados el día de la votación, de acuerdo con las fechas que presenta el gobierno federal.

Fuente: Instituto Nacional Electoral

Ahora bien, de acuerdo con los datos de Statista (2021), el grupo con más casos confirmados de COVID-19 en México, hasta el 24 de febrero de 2021, fue el conformado por personas de entre los 15 y los 49 años.

Número de casos confirmados de COVID-19 hasta el 24 de febrero de 2021
Fuente: Statista

Estos datos obligan a pensar en la necesidad de reforzar las medidas sanitarias, con la finalidad de no afectar a dicho grupo, dado que según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI, 2021), los grupos que van de los 20 a los 49 años fueron los mayoritarios entre la población ocupada en el cuarto trimestre de 2020. presentó datos de la Población Ocupada al cuarto trimestre de 2020. Son, sin más, los más importantes para nuestra economía.

Población ocupada en México (por segmento de edades) en el IV trimestre de 2020
Fuente: INEGI

No perdamos de vista que esta situación atípica merece especial atención y cuidado. Se prevé una reestructuración del sistema político, el cual –se supone– debe cuidar al pueblo al que representa. Pero si no se cuida esa base ¿para quiénes se trabajará y quiénes sostendrán el siguiente periodo legislativo? Ya lo había dicho Abraham Lincoln: “El gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo”.

Referencias

INE. (15 de 04 de 2021). INE. Obtenido de https://www.ine.mx/wp-content/uploads/2020/08/002-mapa-Electoral-2021-1.pdf

INEGI. (21 de 04 de 2021). INEGI. Obtenido de https://www.inegi.org.mx/sistemas/olap/consulta/general_ver4/MDXQueryDatos_colores.asp?#Regreso&c=

Statista. (18 de 04 de 2021). Statista. Obtenido de https://es.statista.com/estadisticas/1214113/casos-covid-mexico-edad/

UNAM. (30 de 04 de 2021). archivos.juridicas.unam.mx. Obtenido de https://archivos.juridicas.unam.mx/www/bjv/libros/4/1959/3.pdf

(*) Marlene Martínez Leal

Especialista en política y gestión social

Que ha dejado el COVID-19 a un año de decretarse emergencia sanitaria en México

“Las especies que sobreviven no son las más fuertes, ni las más rápidas, ni las más inteligentes, sino aquellas que se adaptan mejor al cambio”: Charles Darwin

Por Marlene Martínez Leal (*)

Imagen ilustrativa: Gobierno de México

El 30 de marzo del 2020, el Gobierno Federal declaró que el país entró en una emergencia sanitaria por el brote del coronavirus COVID-19 y, junto con ello, el endurecimiento de las medidas de la Jornada Nacional de Sana Distancia, con el objetivo de combatir el “ascenso rápido” en la cantidad de casos. Hasta ese momento se registraban en México 1094 casos positivos, 2752 casos sospechosos, 5635 posibles casos descartados y 28 fallecimientos. El Decreto presidencial con la declaratoria de emergencia sanitaria fue leído en cadena nacional por el canciller Marcelo Ebrard, momentos después de que el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, diera a conocer los ajustes a la Jornada Nacional de Sana Distancia; este documento fue público y oficial en el Diarios Oficial de la Federación al siguiente día (Expansión Política, 2020).

El Artículo primero de esta declaratoria estableció como acción extraordinaria, para atender la emergencia sanitaria generada por el virus SARS-CoV2, que los sectores público, social y privado deberán implementar las siguientes medidas:

I: Se ordena la suspensión inmediata del 30 de marzo al 30 de abril de 2020, de las actividades no esenciales, con la finalidad de mitigar la dispersión y transmisión del virus SARS-CoV2 en en la población residente en el territorio nacional;

II. Solamente podrán continuar en funcionamiento las siguientes actividades, consideradas esenciales:

a) Las que son directamente necesarias para atender la emergencia sanitaria, como son las actividades laborales de la rama médica, paramédica, administrativa y de apoyo en todo el Sistema Nacional de Salud…” (Diario Oficial de la Federación, 2020).

A raíz de estas medidas, la sociedad mexicana se replegó a sus hogares, lo que implicó el paro de actividades de manera abrupta, por al menos algunos días en lo que se hacían adecuaciones para continuar “a distancia”.

Por la dimensión y significación, el sistema educativo nacional se vio obligado a buscar canales que permitieran continuar con la labor educativa (a pesar de que se tuvieron días previos a esta declaratoria) para ajustar actividades. Los medios de comunicación personal (celular, Facebook, Twitter, meet, zoom, …) se vieron incrementados en su uso, prácticamente de la noche a la mañana. El sistema “Aprende en Casa” se hizo presente para homologar a quienes tenían acceso a dispositivos electrónicos (mínimo TV).

Una encuesta realizada entre diciembre de 2020 y enero de 2021 mostró que Facebook es la red social con el mayor porcentaje de usuarios en México. Un 97 % de los usuarios de redes sociales encuestados dijo tener acceso a Facebook. WhatsApp fue la segunda plataforma más usada por los mexicanos, obteniendo un 95 % de los encuestados. En tercer lugar se ubicó Instagram, con un 73 %. (Burgueño Salas, 2021).

Este escenario se replicó para y en las actividades de servicios, quienes se readecuaron a trabajar desde casa o home office. Durante 2020 esta modalidad creció de un 39 % a un 68 %, posicionando a nuestro país como la región de América Latina que más apoya esta modalidad de trabajo, obligando a las empresas a acelerar sus estrategias de transformación digital y enfrentándolas a dos importantes desafíos que plantea esta nueva forma de trabajar: Acceso a la información y la seguridad de la misma (Ortíz, 2020). La idea fue en todo momento no parar la economía por la debilidad que tiene frente a afectaciones como la de esta pandemia.

De acuerdo con la segunda edición de la Encuesta sobre el Impacto Generado por Covid-19 en las Empresas (ECOVID-IE), que elabora el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), por el tamaño de las organizaciones, la modalidad de trabajo a distancia ha sido utilizada por 44.8 % de las grandes empresas. En tanto, ha sido una medida adoptada por el 19 % las de pequeñas y medianas empresas (PyMES) y por el 11.2 % de los micronegocios.

“El trabajo en casa a nivel nacional es 12 %, pero es casi el 45 % de las empresas grandes las que ya tienen trabajo en casa y lo piensan adoptar de manera permanente”, dijo en conferencia de prensa José Arturo Blancas Espejo, director general de Estadísticas Económicas del INEGI. (Hernández, 2020).

No todo el sector productivo contó con la fortuna de seguir con sus actividades, y esto se hizo evidente desde el mes de abril de 2020, en donde según datos del INEGI, 12 millones de personas salieron de la población económicamente activa (PEA), y mes a mes de la pandemia, la informalidad fue creciendo. La tasa de desempleo formal tampoco paso inadvertida frente al Covid-19, pues según el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) México perdió el 3.2 % de su empleo reglado en 2020 al cerrar el año con 647,710 puestos menos que en 2019. El resultado, es ver como México sufrió el año pasado el mayor desplome del producto interno bruto (PIB) desde la Gran Depresión de 1932, con una caída del 8.2 % (Forbes México, 2021).

Al corte de este martes, 23 de marzo, México sumó 5 mil 881 contagios por Covid-19, con un total de 2 millones 203 mil 041 casos confirmados, y 199 mil 048 muertes (El Universal, 2021).

Al 19 de marzo de este año, y a casi tres meses de iniciar con la aplicación de la vacuna, las autoridades de la Secretaría de Salud reportaron que se ha alcanzado a vacunar a más de 5 millones de adultos mayores, trabajadores de salud y profesores (Milenio Digital, 2021).

En territorio nacional hay 126 millones 14 mil 24 habitantes, de acuerdo con los resultados del Censo de Población y Vivienda 2020, elaborado por el INEGI; que en contraposición a la población actualmente vacunada (en su primera o única dosis), es visible la gran brecha que existe para que esta inmunización–preventiva sea universal y como aliciente a las medidas sanitarias ya existentes —y para muchos rejadas— como un motivo para retornar a una “nueva normalidad” que se aprecia como urgente por las circunstancias económicas y sociales que se han evidenciado en este primer año.

Sigue siendo un desafío para el ciudadano, la economía, el gobierno esta pandemia, a fin de mantenerse vivos. ¿Estamos en lo moderno en la Ley de la Selva? ¿Aquel que tiene los medios y características superiores a otro es quien sobrevivirá?…

Referencias

Burgueño Salas, E. (03 de 03 de 2021). Statista. Obtenido de https://es.statista.com/estadisticas/1035031/mexico-porcentaje-de-usuarios-por-red-social/#statisticContainer

Diario Oficial de la Federación. (31 de 03 de 2020). DOF. Obtenido de https://www.dof.gob.mx/nota_detalle.php?codigo=5590914&fecha=31/03/2020&print=true

El Universal. (23 de 03 de 2021). El Universal. Obtenido de https://www.eluniversal.com.mx/nacion/coronavirus-23-de-marzo-mexico-suma-809-nuevas-muertes-por-covid-19-acumula-199-mil-048

Expansión Política. (30 de 04 de 2020). Expansión Política. Obtenido de https://politica.expansion.mx/presidencia/2020/03/30/mexico-llega-a-1-094-casos-de-coronavirus-y-alerta-ascenso-rapido-de-contagios

Forbes México. (27 de 02 de 2021). Forbes México. Obtenido de https://www.forbes.com.mx/noticias-golpes-pandemia-vida-y-economia-mexicanos/

Hernández, G. (2 de 12 de 2020). Factor Capital Humano. Obtenido de https://factorcapitalhumano.com/leyes-y-gobierno/home-office-opcion-laboral-solo-en-12-de-las-empresas-en-mexico-inegi/2020/12/

Milenio Digital. (19 de 03 de 2021). Milenio Digital. Obtenido de https://www.milenio.com/ciencia-y-salud/vacunacion-mexico-covid-19-19-marzo-2021

Ortíz, K. (1 de 10 de 2020). Forbes México. Obtenido de https://www.forbes.com.mx/mexico-el-pais-que-mas-apoya-el-home-office/

(*) Marlene Martínez Leal

Maestrante en Administración por la FCA-UNAM. Lic. en Política y Gestión Social por la UAM-Xochimilco. Docente de la UNAM en la Facultad de Economía, Profesor Invitado en el Facultad de Contaduría y Administración. Investigador independiente en problemas y proyectos vinculados al Desarrollo (administración, economía, política, sociedad y relaciones internacionales). Miembro actual y activo de la AMEI, AMECIP, ALAST, SOMEE. Ponente en diversos congresos y seminarios.

Covid 19 y la familia

Nadie pidió que estuviéramos en una pandemia y esto hizo que nuestra historia se divida en dos antes y después de la pandemia

Por Graciela Colín San Juan (*)

Imagen ilustrativa: Gert Altmann (Pixabay)

A pesar del dolor y la incertidumbre que experimentamos, hemos afrontado con valentía las familias en México y en el mundo los retos que ha traído el 2020.

Al inicio de este año había muchos proyectos en las familias, probablemente los mismos de cada año, hacer ejercicio, llevar una dieta, ahorrar, realizar algún viaje etc. Los dos primeros meses vivíamos muy indiferentes ante los sucesos en otros países no sabíamos lo que se nos avenía. De repente iniciamos un proceso de cuarentena donde no teníamos conciencia de la magnitud del evento al que teníamos que confrontar y nos resguardamos como familias en las cuatro paredes más seguras que son nuestro hogar.

Iniciaron los contagios y con ello un impacto en las familias, comenzamos a tener angustias, preocupaciones, incertidumbre y sobre todo miedo por las pérdidas económicas y aun peor de nuestros seres queridos. Nadie estábamos preparados. Empezó a inundar el miedo y junto con él muchas familias se hicieron débiles y se fracturaron por situaciones económicas, emocionales, sociales y escolares. Otras más se hicieron fuertes fomentando los valores de empatía, y fortalecieron el amor que ante esta pandemia es lo que ha logrado mantener unidas a las familias.

He pensado mucho en la importancia de la familia y lo agradecida que me siento al tener la mía y es que, si hay un lugar donde se puede ser uno mismo, donde podemos crecer, ser creativos, donde nos sentimos comprendidos y apoyados es en la familia.

Independientemente de las circunstancias que son muchas a la familia hay que cuidarla, potenciarla y darle un gran valor ante la sociedad. Con el Covid 19 hay y vendrán problemas lo importante es mantenernos firmes, conservar los valores y darles este regalo a nuestros hijos un pilar fuerte donde puedan apoyarse y donde el amor, venga lo que venga, este por encima de todo, porque donde hay amor no hay problema o circunstancia que no se pueda superar.

Es muy fácil ver el lado oscuro y dar testimonio de cosas negativas. Pero también veamos las cosas positivas que se han dado en las familias, por ejemplo: la creatividad ha florecido. La creatividad nace de la angustia como el día nace de la noche oscura”. [i] 

Nadie pidió que estuviéramos en una pandemia y esto hizo que nuestra historia se divida en dos antes y después de la pandemia, los efectos no son pasajeros si nos lo proponemos saldremos como familias de hierro con corazón de diamante para derrotar cualquier obstáculo o como familias poco competitivas.

Muchos se preguntan ¿Qué voy hacer cuando termine la pandemia? La pregunta sería:  ¿Quiénes vamos a ser después de esta pandemia?

Graciela Colin San Juan


[i] Albert Einsten

(*) Graciela Colín San Juan

Emprendedora y Jefa de Familia

Covid-19 y capitalismo global: la necesidad de un nuevo paradigma

No podemos seguir dándole la espalda a la realidad porque ésta siempre termina por imponer sus condiciones y, cuando lo hace, lo hace de manera irreversible

Por Federico Seyde Meléndez (*)

Imagen ilustrativa: Fernando Zhiminaicela en Pixabay

Estamos por cerrar uno de los años más difíciles y tormentosos en la historia económica del mundo contemporáneo. Si bien es un hecho que la crisis que actualmente enfrentamos tuvo como disparador el súbito e inesperado impacto provocado sobre la movilidad mundial por un potente agente infeccioso y, en este sentido, puede ser considerada como una crisis desatada por un factor exógeno al sistema económico internacional; también es un hecho que la misma ha puesto de manifiesto, y ciertamente lo ha hecho con terrible crudeza, los profundos problemas de carácter estructural que desde hace varias décadas afectan al capitalismo avanzado.

La pandemia del COVID-19 ha provocado una recesión mundial de magnitud semejante a la ocurrida a finales de la década de los veintes del siglo pasado. La superación de esta profunda crisis difícilmente podrá ser duradera si, en lugar de reconocer su especificidad estructural y actuar en consecuencia, se aplican una vez más y de manera mecánica las recetas económicas de siempre. Trascender esta nueva crisis general del capitalismo no solamente requiere de nuevas acciones estratégicas por parte de los Estados nacionales sino también, y de manera fundamental, de una nueva lógica de interrelación entre entidades políticas y económicas a nivel global. Por ello resulta de fundamental importancia analizar a profundidad las diversas circunstancias que determinaron el surgimiento de esta crisis y, de manera especial, aquellas dinámicas de desarrollo y modelos de gobernanza que han provocado una creciente incompatibilidad estructural entre los imperativos reproductivos del capitalismo global por un lado y la reducción de la pobreza y la preservación del medio ambiente por otro.

Lo anterior es particularmente claro en virtud de la convicción, cada vez más difundida tanto en círculos académicos como sanitarios, de que la enfermedad denominada COVID-19 es producto de una zoonosis, es decir, es producto de un agente infeccioso de origen animal que en un determinado momento y como resultado de la convergencia de diversos factores se volvió patógeno para los seres humanos. Es altamente probable que, entre los diversos factores que hicieron posible la aparición del coronavirus conocido actualmente como SARS-CoV-2​, la destrucción sistemática de hábitats propios de especies salvajes provocada por la agresiva estrategia de expansión industrial seguida desde hace varias décadas por el gobierno chino, en el marco de un modelo autoritario de desarrollo económico que bien podría definirse como “capitalismo de Estado”, ocupe una posición determinante junto con la persistencia, en el seno de la segunda economía más grande del mundo, de segmentos de población que continúan estando altamente rezagados en términos de desarrollo educativo y sanitario y que, como resultado de ello, continúan incluyendo en su dieta el consumo de carne cruda procedente de animales salvajes.

Si a esta situación económica, política y social agregamos el hecho de que éstas poblaciones, otrora aisladas, tienen hoy en día la posibilidad de desplazarse con relativa facilidad a otras regiones de China, Asia y el mundo, tenemos frente a nosotros todos los ingredientes que hicieron posible la cocción de una crisis sanitaria de alcances globales. En este sentido podemos relativizar la afirmación inicialmente expuesta de que la pandemia del COVID-19 es producto de una dinámica exógena al mundo económico. La verdad de las cosas es que en el mundo actual es sumamente difícil, sino es que abiertamente imposible, establecer fronteras definitivas entre los problemas económicos, políticos y ambientales, y aún más difícil, establecer cadenas simples de causalidad entre diversos fenómenos y procesos históricos. Lo único cierto es que nos encontramos frente a una crisis enormemente compleja cuyo entendimiento habrá de requerir de un enorme esfuerzo de teorización e investigación por parte de la comunidad académica, así como de una cada vez mayor integración entre diversas ciencias sociales.

Así como la gran depresión del 29-33 pudo ser superada gracias al surgimiento de un nuevo paradigma económico-político que puso de manifiesto la importancia que tiene la acción estratégica del gobierno a través del gasto público en la reactivación y regulación de los mercados; la superación de la crisis actual demanda el surgimiento de una perspectiva teórica que resulte capaz de analizar con profundidad la organización y el funcionamiento del capitalismo global, a fin de estar en condiciones de definir con precisión los parámetros estructurales dentro de los cuales éste tiene que operar a fin de resultar compatible tanto con la preservación del medio ambiente como con la generación de un proceso de efectiva y creciente inclusión social.

Estos parámetros estructurales, lejos de ser exclusivamente de carácter económico, son también de carácter político e ideológico. Si bien es cierto que la experiencia histórica del siglo XX puso de manifiesto con absoluta claridad el fracaso de los sistemas económicos centralmente planificados y de las ideologías y sistemas políticos de carácter totalitario que les brindaban respaldo, también es cierto que la experiencia histórica que arroja el inicio del siglo XXI ha demostrado que no podemos seguir manteniendo un sistema de reproducción económica basado en una lógica de competencia mercantil cuyo desenvolvimiento dinámico implica la continua degradación y destrucción de la biósfera y la sistemática exclusión social de la mayoría de la población mundial.

Es por lo tanto necesario modificar las estructuras globales de producción y consumo de forma tal que resulte factible preservar la asignación de recursos mediante un sistema eficaz y eficiente de fijación de precios basado en la estructuración y funcionamiento de mercados competitivos sin que esto implique, como lo ha hecho hasta ahora, la sistemática dilapidación de los recursos naturales, la incontrolada contaminación del medio ambiente y el continuo empobrecimiento de países, regiones e incluso continentes enteros como ha ocurrido en el caso de África. No se trata de cancelar la lógica reproductiva de la economía de mercado, sino de adaptarla a las necesidades de las sociedades actuales. La libertad de los mercados debe mantenerse pero no debe hacerlo de manera indiscriminada. Así como la libertad de los individuos encuentra límites objetivos en los derechos de terceros, es necesario que la libertad de los mercados encuentre límites objetivos en la preservación de los ecosistemas globales y en la necesidad de general y mantener niveles mínimos de bienestar en todos los países del mundo. Este es el reto y plantearlo tal y como éste se manifiesta, lejos de ser un acto de ingenuidad, constituye un acto de valor e inteligencia. No podemos seguir dándole la espalda a la realidad porque ésta siempre termina por imponer sus condiciones y, cuando lo hace, lo hace de manera irreversible. Nuestra civilización literalmente se está ahogando en un creciente pantano de degradación ambiental y miseria.

El mundo actual necesita leyes e instituciones de alcance global que permitan regular la competencia entre entidades económicas y políticas con arreglo a principios y criterios bien definidos de equilibrio social y preservación ambiental. Es importante que la validez de estas leyes y la acción de estas instituciones trasciendan las fronteras, en muchos sentidos anacrónicas, de los Estados nacionales. El concepto mismo de soberanía, como sinónimo de poder estatal supremo y excluyente, que desde la paz de Westfalia ha ocupado una posición central en la configuración y desarrollo del Estado nacional, debe ser revisado a profundidad tanto en términos filosóficos como jurídicos. Lo anterior es particularmente importante en el caso de la explotación económica de regiones que, en virtud de su particular configuración ambiental y dotación de recursos, son fundamentales para el equilibrio ecológico global. En estos casos el principio jurídico de autodeterminación política y económica de los Estados nacionales, cuya dimensión o expresión patrimonial se sustenta doctrinalmente desde el siglo XVII en la idea de que éstos tienen derecho a ejercer un dominio eminente o absoluto sobre la totalidad de su espacio territorial, deja de ser un elemento promotor del equilibrio internacional y la paz mundial, para convertirse en un obstáculo que opera en contra de la estabilidad integral de la biósfera.

Lo anterior implica entender que el crecimiento de las economías nacionales no puede seguir dependiendo de la destrucción de los ecosistemas globales, tal como actualmente ocurre con la expansión de la frontera agrícola en la Amazonia y con la explotación de recursos minerales y energéticos en Manchuria, Siberia y Alaska, cuatro regiones del mundo que, por su magnitud e importancia en términos geo-ambientales, deben ser reconocidas como patrimonio de la humanidad entera y administradas en consecuencia por los Estados que, por diversas razones históricas, detentan soberanía sobre ellas. La actual crisis económica y la permanente amenaza que a partir de ahora se cierne sobre la humanidad bajo la forma de crisis ambientales cada vez más profundas y de pandemias cada vez más virulentas y mortíferas, requiere de un enorme esfuerzo internacional por generar nuevas ideas que respondan a nuevos retos.

La humanidad enfrenta la urgente necesidad de transformar estructuras económicas y políticas y, además, enfrenta la necesidad de hacerlo en el marco de un horizonte temporal reducido. El tiempo para cambiar las cosas literalmente se agota y seguimos desgastándonos en discusiones absurdas que recuerdan los debates escolásticos del medioevo. Para tener posibilidades reales de éxito, este proceso de transformación deberá darse con un sentido eminentemente pragmático, es decir, al margen de posicionamientos doctrinales e ideológicos irreductibles. El debate entre neoliberalismo y estatismo debe ser definitivamente trascendido en el ámbito académico de la economía-política ya que, al menos en los últimos tiempos, ha servido más para estructurar discursos populistas que para ofrecer soluciones efectivas a problemas reales. Lo que el mundo contemporáneo demanda son estrategias de acción gubernamental estratégica que resulten viables y que permitan adaptar y transformar estructuras en beneficio de los ciudadanos y no exposiciones dogmáticas sustentadas en ideas que si bien tuvieron importancia o razón de ser en otros tiempos históricos han dejado de responder a los enormes desafíos que enfrenta la humanidad en los tiempos actuales.

(*) Federico Seyde Meléndez

Licenciado en Derecho por la Universidad Autónoma Metropolitana y Doctor en Ciencia Política por la Universidad de Essex (Reino Unido). Ha desempeñado diversos cargos en el gobierno federal de México y actualmente es profesor en el Instituto Nacional de Administración Pública y en la Universidad Internacional de la Rioja (España).

Casi un año de pandemia (COVID-19)…

Los cambios más grandes en la historia han levado tiempo, años. En esta ocasión, el mundo completo se ha visto modificado de manera profunda en unos cuantos meses

Por Marlene Martínez Leal (*)

Imagen ilustrativa: Gerd Altmann (Pixabay)

La actual pandemia de COVID-19 se derivó por la propagación del virus SARS-CoV-2 (coronavirus del síndrome respiratorio agudo grave tipo 2), el cual se identificó por primera vez en diciembre de 2019 en la ciudad de Wuhan,​ capital de la provincia de Hubei, en la República Popular China.

Ahí se reportó un grupo de personas enfermas con un tipo de neumonía desconocida. La Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoció este problema de salud pública como una pandemia el 11 de marzo de 2020 (Cámara de Diputados, 2020).

Ha pasado casi un año y los cambios que se han dado en la vida económica, política y social han sido “rápidos” y “violentos”.

La contracción económica que se originó en el primer trimestre del año, se derivó de la falta de insumos y, por tanto, de una baja en la producción a nivel general; de acuerdo con uno de los desplegados de Banco Mundial (BM), el impacto súbito y generalizado de la pandemia del coronavirus y de las medidas de suspensión de las actividades que se adoptaron para contenerla ha ocasionado una drástica contracción de la economía global, la cual se reducirá un 5.2 % este año.

De acuerdo con la edición de junio de 2020 del informe Perspectivas económicas mundiales del BM, sería la peor recesión desde la Segunda Guerra Mundial, y la primera vez desde 1870 en que tantas economías experimentarían una disminución del producto per cápita.

De igual manera, se prevé que la actividad de las economías avanzadas se contraerá un 7% en 2020; en cuanto a los mercados emergentes y las economías en desarrollo (MEED) se estima una contracción de 2.5% este año, la primera contracción como grupo en al menos 60 años.

El escenario de la disminución prevista en los ingresos per cápita de un 3.6% empujará a millones de personas a la pobreza extrema este año (Banco Mundial, 2020).

En el campo de lo político, las situaciones de crisis pueden ser campos fértiles y sinuosos a la vez para los poderes ejecutivos. Nos hemos percatado de algunas medidas extraordinarias y de otras que solo son aplicadas en un estado de excepción.

En América Latina y el Caribe es natural una tendencia a preocuparse por el autoritarismo, especialmente por el pasado que comparte la región. Por esto, las preocupaciones sobre los retrocesos pueden estar agudizadas.

Con base en un estudio de V-Democracy, hay 48 países en el mundo con focos rojos en cuanto a su manejo de las libertades democráticas y los contrapesos durante la pandemia, de los cuales 6 se encuentran en Latinoamérica.

Dentro de las variables están la libertad de expresión, la expansión sin supervisión del poder ejecutivo, límites al poder legislativo o judicial, derogación de derechos ciudadanos que son inderogables (como el derecho a la vida o el debido proceso), medidas discriminatorias contra ciertos grupos y restricciones a los procesos electorales (V-Dem Institute, 2020).

En lo social, la pandemia ha afectado y acentuado la desigualdad social, la distribución de recursos en el largo plazo y la igualdad de oportunidades. En primer instancia habrá que ver las pérdidas educativas directamente asociadas con el cierre de las escuelas.

Consideremos que desde el 23 de abril de este año unos 189 países han decretado el cierre de establecimientos educativos a nivel nacional, situación que terminó por afectar la formación de más de mil quinientos millones de estudiantes alrededor del mundo.

Se ha evidenciado que se presenta un efecto de disparidad educacional (hay quienes tienen y pueden seguir manteniendo una educación a distancia, hay quienes no), lo que ha afectado de manera particular a los niños en condiciones más desfavorecidas, por contar con menores oportunidades educativas fuera de las escuelas, ya que sus padres no poseen un nivel de preparación adecuado para apoyarlos a continuar su proceso de formación dentro de sus hogares, sin considerar la calidad de los “programas” de educación abiertos.

Un segundo elemento social, es la supervivencia de las familias en esta situación. Algunas estimaciones muestran que se dio una reducción total de horas trabajadas del 10.5% debido a la pandemia, afectando a alrededor de 436 millones de empresas a nivel mundial; los trabajadores del sector informal se encuentran incluso más vulnerables debido a que pierden casi la totalidad de sus ingresos si no son capaces de cumplir con sus tareas; se estima que sus ganancias han caído hasta el 81%.

En consecuencia, las familias que se hallan en el escalafón base de la distribución de ingresos están atravesando circunstancias alarmantes, dada la reducción de los recursos económicos con los que cuentan y el grado de incertidumbre con el que enfrentan en su día a día (PNUD, 2020).

Si bien es cierto que “nunca” se está preparado para el cambio o para las eventualidades, también lo es que la previsión no es una cultura que se encuentre arraigada, al menos para “aminorar” los efectos de cambios “rápidos” y “violentos”.

Referencias

Banco Mundial. (08 de Junio de 2020). Obtenido de https://www.bancomundial.org/es/news/press-release/2020/06/08/covid-19-to-plunge-global-economy-into-worst-recession-since-world-war-ii#:~:text=Junio%2008%2C%202020-,La%20COVID%2D19%20(coronavirus)%20hunde%20a%20la%20econom%C3%ADa%20mundial,desde%20la%20S

Cámara de Diputados. (febrero de 2020). H. Congreso de la Unión. Obtenido de http://www5.diputados.gob.mx/index.php/camara/Centros-de-Estudio/CESOP/Novedades/En-contexto.-Lo-que-debes-saber-del-Coronavirus-segun-la-OMS#:~:text=A%20principios%20de%20enero%20de,de%20diciembre%20de%202019

PNUD. (09 de junio de 2020). América Latina y El Caribe, PNUD. Obtenido de https://www.latinamerica.undp.org/content/rblac/es/home/blog/2020/consecuencias-de-la-pandemia-del-covid-19-en-las-desigualdades-s.html

V-Dem Institute. (Julio de 2020). Board of Principal Investigators, V-Dem Institute, University of Gothenburg. Obtenido de https://www.v-dem.net/en/publications/democracy-reports/

(*) Marlene Martínez Leal

Maestrante en Administración por la FCA-UNAM. Lic. en Política y Gestión Social por la UAM-Xochimilco. Docente de la UNAM en la Facultad de Economía, Profesor Invitado en el Facultad de Contaduría y Administración. Investigador independiente en problemas y proyectos vinculados al Desarrollo (administración, economía, política, sociedad y relaciones internacionales). Miembro actual y activo de la AMEI, AMECIP, ALAST, SOMEE. Ponente en diversos congresos y seminarios.

La nueva realidad del Arte y la Cultura

Muchas exposiciones, artistas y museos han optado por pensar en diferir hasta el próximo año sus proyectos, mientras encuentran las vías adecuadas para hacerse notar a su posible público en un mundo donde lo presencial se ha restringido hasta límites intolerables

Por Mtro. Marco Darío Balderas L. (*)

Imagen ilustrativa proporcionada por el autor

Es todavía muy pronto para saber cuál será la Nueva realidad del Arte, después de la actual pandemia del Covid-19, si es que ésta terminara pronto. Lo visible por ahora, es que los artistas no consagrados, es decir, los que viven al día, desde artistas plásticos hasta artistas de la calle, se enfrentan a una situación apremiante sin sueldo y una expectativa de ventas o de ganar algún dinero, bastante raquítica. Las galerías, antes cerradas pero que habían continuado con sus actividades en línea, han ido abriendo poco a poco, con aforos limitados por la normatividad sanitaria. Los museos, de igual manera, han abierto con cupos y horarios determinados, para evitar así ser lugares posibles de infección. También se han difundido exposiciones exclusivas por Internet y recientemente se dio el evento llamado Arte en resistencia que se presentó en una galería, cuya finalidad era crear un fondo de apoyo destinado para los artistas en situación vulnerable por la pandemia.

Las diversas exposiciones son organizadas con las medidas de seguridad necesaria: saneamiento con gel, sana distancia, cubre bocas, aforos determinados, citas programadas para visitarlas, etc. La mayoría de las personas están dispuestas a salir y arriesgarse para adquirir lo básico, pero no para adquirir arte o asistir a funciones de teatro, ni siquiera para ir al cine, espectáculos que apenas abren de nuevo con grandes restricciones. En redes sociales se pueden ver ofertas de diversas galerías para que los artistas envíen fotografías de sus obras con la ficha técnica y precios para ser difundidas y, a través de Internet poder ser vendidas. Un sitio ofrece hacer objetos (tazas, camisetas, plumas, etc.) y prendas de vestir con imágenes de los trabajos de los artistas interesados para ser comercializados mediante una comisión. Por el momento, las típicas inauguraciones multitudinarias donde las obras no permitían ver a las personas se han terminado, minimizando así la tan humana y necesaria experiencia física y social.

Muchas exposiciones, artistas y museos han optado por pensar en diferir hasta el próximo año sus proyectos, mientras encuentran las vías adecuadas para hacerse notar a su posible público en un mundo donde lo presencial se ha restringido hasta límites intolerables. El madrileño Museo del Prado, ha abierto una importante exposición que ha llamado Reencuentro.

Algunos artistas del teatro de la calle a cielo abierto, por ejemplo, en Coyoacán, se han reunido en grupos para apoyarse mediante peticiones al gobierno y a instituciones privadas mientras la emergencia pase. En el terreno del teatro profesional, se estima que las pérdidas serán enormes, y se han subido a la red talleres virtuales y obras teatrales que, sin embargo, no dejan dividendos. La posibilidad de que algunos teatros cierren definitivamente es probable, como lo han hecho negocios de toda índole como los restaurantes y comercios.

Mientras que la Secretaría de Cultura lanzó en marzo su convocatoria “Contigo en la distancia: movimiento de arte en casa”, para que los creadores y artistas interesados enviaran sus materiales que, ya aprobados se difundirían en las plataformas de Internet y en redes sociales con el fin de “incentivar a la comunidad” y “garantizar que la sociedad tenga acceso a productos y contenidos de calidad”.

Es central para la cultura en estos momentos la labor de todos los medios electrónicos y el papel de las plataformas sociales. Se transmiten en ellos conversatorios, conferencias, festivales y es frecuente que las personas interesadas se encuentren de pronto con sus temas afines, los escuchen y vean, a diferencia de antes, que solo eran atendidos por personas relacionadas con esos grupos e instituciones que ahora los difunden a veces gratuitamente, a veces mediante una cuota simbólica. Es común ahora que las personas calendaricen los eventos que son anunciados con antelación para hacer su propio menú cultural: música, literatura, filosofía, historia, etc. Este fenómeno, beneficioso en sí, ha venido a enriquecer a quienes nos interesamos en diversos temas a los que antes no teníamos fácil acceso.

Inmersos en la Nueva normalidad, viendo a quienes nos rodean, temerosos de ellos, medimos el supuesto metro y medio de distancia con toda la parafernalia del caso. Además, si fuéramos a presenciar una obra de teatro, trataríamos de situarnos en un lugar (imaginario) donde no nos llegue el ramalazo del virus y dejamos unos asientos de espacio. Nos esforzaremos para que la pieza catalice nuestros temores y salgamos transformados siquiera un poco para hacer frente a una realidad insospechada.

Muchos se ejercitan físicamente en sus departamentos o casas a falta de la libertad de andar libremente, otros agarran el cigarro y el alcohol, otros cultivan sus virtudes. Esto, ciertamente se ha convertido en una búsqueda que, esperemos dé frutos humanísticos a la postre, aunque la realidad nos muestre aspectos sombríos difíciles de superar. En tanto, el gobierno de México ha recortado severamente el presupuesto para la cultura.

Mientras, los teóricos y promotores culturales expresan sus opiniones y sus críticas, entre los que se encuentran propuestas para la transformación del panorama cultural, la atención al desarrollo de las diferentes artes y de las artesanías, la responsabilidad del Estado en el apoyo a los creadores, el resurgimiento de temas como el del ingreso mínimo para los profesionales de la cultura o el del seguro médico para artistas. Se habla también del deber de la sociedad para el apoyo a este sector, pues la cultura incide benéficamente en todos los temas sociales: el medio ambiente, la igualdad de género, la salud y, por supuesto, la educación, entre otros muchos. Para esto, serían de gran apoyo créditos públicos y privados para que sus productos tengan salida a los mercados y cumplan su ciclo de sustentabilidad. Se ha mencionado que para hacer posibles estos objetivos es necesario atender la Agenda 2030 y sus objetivos y metas que, desde el 1º de enero de 2016, conducen los esfuerzos de los países para lograr un mundo sostenible para el año 2030 y que tiene como mayor reto la erradicación de la pobreza, requisito fundamental para lograr un desarrollo sostenible. Esta Agenda, promueve la inclusión participativa de cada uno de los sectores de la sociedad. Estos temas se trataron en el conversatorio de la Secretaría de Cultura México creativo, donde se ha hecho énfasis en el tema de la construcción de la transversalidad en los proyectos culturales: sociedad, empresas y gobierno.

Cito el texto de la Comisión de los Derechos Humanos sobre la propia transversalidad del fenómeno cultural:


La transversalidad del concepto de cultura hace también que disponga de un extenso campo semántico en el que se engloban las formas de vida, el lenguaje, la literatura escrita y oral, la música y las canciones, la comunicación no verbal, los sistemas de religión y de creencias, los ritos y las ceremonias, los deportes y juegos, los métodos de producción o la tecnología, el entorno natural y el producido por el ser humano, la comida, el vestido y la vivienda, así como las artes, costumbres y tradiciones. Ello ha propiciado que resulte más idóneo referirse al género de los derechos humanos culturales en lugar de un derecho humano a la cultura, sin perjuicio de que pueda argumentarse su reconocimiento como tal.1

Mientras se define esto, el espectador, el lector, el admirador del Arte navega en Internet para encontrar esos ingredientes básicos para que el ser humano no regrese a la barbarie: el arte y la cultura. En tanto que los artistas buscan los caminos para lograr superar esta crisis y adaptarse a esta nueva realidad. Esta actual condición cultural recuerda la dirección teatral de una versión de la obra Esperando a Godot por Susan Sontag en Sarajevo en 1993, con los tanques recorriendo las calles de la ciudad sitiada y las bombas cayendo cerca.

Referencias electrónicas

https://www.cndh.org.mx/sites/default/files/documentos/2019-05/Cartilla-DH_Culturales.pdf, p. 8

(*) Marco Darío Balderas L.

Historiador por la Universidad Iberoamericana y pintor por el Círculo de Bellas Artes de Madrid. Ha sido investigador y redactor en numerosos proyectos editoriales y ha realizado varías exposiciones y murales privados y comerciales. Ha practicado la docencia en diversas instituciones y se ha desempeñado también como bibliotecario. Actualmente es investigador y redactor en la Fundación Miguel Alemán A.C.