El maximato de AMLO pasa por controlar a la UNAM y dejar a Sheinbaum en Palacio Nacional

Por Jorge Santa Cruz (*)

Imagen ilustrativa: Gobierno de México

Los ataques del presidente de la República a la UNAM reproducen los esquemas ideológicos del CEU

Los ataques a la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) distan mucho de ser simples ocurrencias del presidente Andrés Manuel López Obrador. En realidad, forman parte de su estrategia para establecer un maximato a partir de 2024.

El modelo de control total que ha diseñado el jefe del Ejecutivo federal pasa por anular la autonomía de la UNAM y por colocar a la actual jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, en la Presidencia de la República.

La campaña presidencial contra la máxima casa de estudios de México se sustenta en la misma plataforma que utilizó el Consejo Estudiantil Universitario (CEU) a finales de los 80 y principios de los 90 para desestabilizarla. Los reclamos del CEU en aquel entonces fueron, entre otros, los siguientes:

  • Democratización de los procesos de elección de las autoridades universitarias
  • Creación del Consejo Académico Universitario con autoridad sobre el rector y los directores de los planteles
  • Desaparición de la Junta de Gobierno
  • Desaparición del Tribunal Universitario
  • Desaparición del Cuerpo de Seguridad

Hoy, López Obrador quiere exactamente lo mismo, pero lo dice con otras palabras. El 25 de octubre, aseguró que la UNAM estaba dominada por «lo más retrógrada que había y sigue existiendo». Tres días después, el 28 de octubre, señaló directamente al exrector José Narro Robles de encabezar al grupo neoliberal que controla a la Institución.

López Obrador quiere lo mismo que el CEU (cuyas redes siguen actuando dentro de la Universidad Nacional Autónoma de México): «democratización de los procesos de elección de las autoridades universitarias»; esto, en palabras sencillas significa, entregar la UNAM a la izquierda radical para que la convierta en formadora de agentes subversivos. (Los ideólogos están listos para actuar: Carlos Ímaz, Imanol Ordorika, John Ackerman, Irma Eréndira Sandoval, Claudia Sheinbaum… No pasemos por alto que López Obrador evocó el 28 de octubre que Sheinbaum surgió de una protesta —la del CEU en 1988—).

Una vez entregada la UNAM a la izquierda radical se procedería a hacer lo mismo con el Instituto Politécnico Nacional (IPN) y con las demás instituciones públicas del país.

Una parte importante de la juventud mexicana (tan golpeada por el neoliberalismo) quedaría, entonces, a merced de los ideólogos del marxismo cultural promovido por George Soros y redituaría un número importante de votos a la 4T, que se convertiría en el maximato del siglo XXI (casi un siglo después del de Plutarco Elías Calles).

El pasado 1 de noviembre, en Colima, la jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, declaró que México está preparado «desde hace mucho» para tener a una mujer en la Presidencia de la República. Y dijo más: no solo es un asunto de género, sino de darle continuidad a la Cuarta Transformación.

López Obrador sería el verdadero poder detrás de Sheinbaum, en caso de que lograra colocarla al frente del poder ejecutivo federal. La UNAM y demás instituciones públicas de educación superior, por su parte, fungirían como formadoras de milicias defensoras y promotoras de la 4T.

Tal es el escenario visto por el autor. Lo más grave para México está por ocurrir.

(*) Jorge Santa Cruz

Periodista con 40 años de trayectoria profesional

El cese de Florencia Serranía, triunfo de la sociedad civil: Ornelas Carsolio

Por Redacción

Imagen ilustrativa: Capital 21

La destitución de Florencia Serranía como directora general del Sistema de Transporte Colectivo Metro se debió, sobre todo, a la presión social. Fue tanto el descontento de la sociedad civil que al presidente de la República y a la jefa de gobierno de la Ciudad de México no les quedó otra que cesarla.

Así lo expuso el abogado penalista Víctor Manuel Ornelas Carsolio, en entrevista con Jorge Santa Cruz.

Señaló, sin embargo, que el despido de Serranía (ocurrido casi dos meses después de la tragedia en la Línea 12 del Metro) no significa que se le vaya a fincar una responsabilidad penal.

Producción: Scripta Manent y Periodismo Sin Compromisos

Cuando mucho, le aplicarán una sanción administrativa para acallar el descontento de la sociedad, dijo.

Al referirse al fallo de la Suprema Corte de Justicia de la Nación que permite el consumo lúdico de la marihuana, opinó que es acertado, ya que es respetuoso de la libertad individual y ayudará a reducir los niveles de violencia criminal.

Sin embargo, resaltó la necesidad de que se construya un entramado legal que clarifique quiénes pueden consumirla, en qué lugares y bajo qué circunstancias. No hacerlo podría derivar en graves problemas sociales, concluyó.

Tragedia de Línea 12 quedará impune: Ornelas Carsolio

La Fiscalía repartirá culpas sin castigar a los verdaderos culpables, dice

Por Redacción

Imagen ilustrativa: Capital 21

Horas antes de que que la empresa DNV (cuya sede se encuentra en Noruega) dé a conocer los primeros resultados de su investigación sobre la caída de una trabe de la línea 12 del Metro, el abogado penalista, Víctor Manuel Ornelas Carsolio, dijo que la tragedia quedará impune.

Consideró que la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México repartirá culpas sin que se castigue a los verdaderos culpables.

Agregó que, a pesar de las revelaciones hechas por el diario estadounidense The New York Times, se dejará a salvo a los actores principales del caso (el ahora canciller Marcelo Ebrard; la jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, y la directora general del Sistema de Transporte Colectivo Metro, Florencia Serranía.

En cambio, apuntó, se fabricarán culpables; los que irán a la cárcel serán funcionarios medios y de rango menor.

Sobre las revelaciones de que la madre de la jefa de gobierno de la Ciudad de México tiene depósitos en un paraíso fiscal, Ornelas Carsolio calificó el hecho como un episodio más de la «carnicería» que sacude día con día al país.

El espacio de Voces Críticas es coproducido por Scripta Manent y Sin Compromisos.