México, con capacidad científica para contar con vacuna propia contra Covid-19

  • Si el país sigue sin invertir en ciencia y tecnología se prevé un atraso permanente, alertó María Concepción Gutiérrez
  • Especialistas de diversas instituciones abordaron el tema en la segunda parte de la serie UAM ConCiencia

Por Dirección de Comunicación Social de la UAM

Imagen ilustrativa: UAM

(La UAM publicó originalmente este material el 9 de abril de 2021)

México cuenta con la calidad y la capacidad científica para tener una vacuna propia contra el COVID-19, pero faltan financiamiento y apoyos económicos que permitan ese desarrollo, así como la disminución de los tiempos de importación de los materiales necesarios, coincidieron expertos en la materia de diversas instituciones participantes en la segunda parte de la serie UAM ConCiencia.

“Aún estamos a tiempo de rectificar, porque si nuestro país sigue sin invertir en ciencia y tecnología corremos el riesgo de un atraso permanente”, alertó la doctora María Concepción Gutiérrez Ruiz, Profesora Distinguida de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), en una cápsula del espacio de diálogo entre especialistas, sociedad y comunidad de la Casa abierta al tiempo.

La también miembro de la Junta Directiva de la UAM destacó que investigadores nacionales se han involucrado en la realización de proyectos para contar con una inoculación mexicana contra el virus SARS-COV-2, a pesar del insuficiente soporte gubernamental, por lo que la gran mayoría ha buscado cómo autofinanciarse y establecer métodos de donación en cada una de las organizaciones.

“Una nación que restringe su inversión en ciencia básica difícilmente podrá aplicarla para el avance tecnológico, lo que la limitará a copiar técnicas y, por supuesto, no contribuirá al progreso humano”, declaró la académica del Departamento de Ciencias de la Salud de la Unidad Iztapalapa.

Con el tema Las vacunas COVID-19 desarrolladas en México. La ciencia detrás de las vacunas, esta sesión contó con la intervención de los doctores Laura Palomares Aguilera, directora del Instituto de Biotecnología, campus Morelos, de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM); Mauricio Comas García, adscrito a la Facultad de Ciencias y del Centro de Investigación en Ciencias de la Salud y Biomedicina de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí; José Manuel Aguilar Yáñez, presidente y director de Tecnología del Instituto Gould-Stephano, A. C., y Juan Joel Mosqueda Gualito, responsable del Laboratorio de Inmunología y Vacunas de la Universidad Autónoma de Querétaro.

El doctor Mosqueda Gualito consideró que los mexicanos “debemos entender que las inmunizaciones son caras de producir y que el porcentaje de éxito es muy bajo, por lo que muchas empresas no quieren hacerlo hasta que se está en Fase 3 de los ensayos clínicos, sin embargo, se requiere apostar más a la ciencia en cuestión de recursos, porque mientras no tengamos esa solvencia seguiremos dependiendo del extranjero” en este aspecto.

El doctor Comas García manifestó la necesidad de replantear “cómo importamos y exportamos y cómo pensamos en la ciencia”, pronunciándose por que esta pandemia “obligue a tratar de refundarnos como personas y sociedad, porque si no aprendemos de ella estamos condenados a repetir muchos errores”.

El doctor Aguilar Yáñez sostuvo que es fundamental que México haga biológicos, no sólo en una plataforma sino en todas las que puedan crearse a partir de lo que se sabe hacer aquí con mucha calidad, con el fin de estar preparados contra cualquier enfermedad y no sólo en cuanto a los coronavirus y sus variantes.

El país debe “fortalecerse en toda su infraestructura, en capacitar personas y generar empleos con la fabricación de esos mismos fármacos, que también estamos buscando a través de la tecnología, pues hemos hecho una excelente labor como científicos y esperemos que el resto de los actores se sume a este esfuerzo”.

La doctora Palomares Aguilera se refirió al valor de la ciencia básica, ya que “sin ella no tendríamos estas vacunas que se han desarrollado tan rápido y, sin duda, tampoco el trabajo que estamos efectuando diversos grupos de indagación”, por ejemplo, el Instituto de Biotecnología de la UNAM produce una inoculación basada en tecnología recombinante, pero debió hacer una pausa por la falta de financiamiento, orientando los esfuerzos a habilitar un laboratorio con nivel tres de bioseguridad.

De acuerdo con el doctor Mosqueda Gualito, la Universidad Autónoma de Querétaro propone una inmunización sustentada en la generación de proteínas quiméricas, a partir de la proteína S de la superficie del patógeno y se espera terminar la etapa preclínica para solicitar autorización y continuar con la clínica, luego de haber probado su eficacia en animales.

La iniciativa del Gould-Stephano –que integra a científicos de la Universidad de Baja California y los institutos Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey y Politécnico Nacional– realiza un prototipo de ADN a partir de la proteína Spike del virus SARS CoV-2, que está en espera de una próxima reunión con la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS) para solicitar el estudio clínico fase 1.

“Nuestra vacuna está cimentada en tecnología ADN porque vimos que podría ser rápido de fabricar; quisimos simplificar la fórmula al mínimo para quitar nanopartículas y aditivos que pudieran traer efectos secundarios adversos y hasta el momento se ha corroborado su eficacia en animales”, expuso el doctor Aguilar Yáñez.

La Universidad Autónoma de San Luis Potosí trabaja en una plataforma de producción de antígenos del virus más barata y eficiente, pero el proceso ha presentado un retraso, pues apenas en octubre del año pasado recibió el apoyo del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, y en las siguientes semanas se prevé empezar los ensayos preclínicos en ratones, señaló el doctor Comas García.

La segunda parte de la serie UAM ConCiencia estuvo moderada por el doctor Rafael Bojailil Parra, adscrito al Departamento de Atención a la Salud de la Unidad Xochimilco, y continuará el próximo 29 de abril, a las 17:00 horas. La transmisión puede seguirse en puede seguirse en http://www.uam.mx/video/envivo/ y www.facebook.com/uam.mx/

¿Qué dijo Blanca Jiménez Cisneros del problema del agua tres semanas antes de renunciar a CONAGUA?

  • El agua, tema global que requiere soluciones locales
  • El nivel de estrés hídrico es variable por regiones, afirmó Blanca Jiménez Cisneros, ex titular de la CONAGUA
  • Sus declaraciones se dieron el 18 de marzo pasado, en el marco del ciclo de conferencias “Mujeres líderes por un futuro sustentable” organizado por la UNAM
  • Tres semanas después, el presidente López Obrador la propuso como embajadora de México en Francia

Por Redacción de Scripta Manent
Multimedia: Coordinación General de Comunicación Social de la UNAM

Documento original: Boletín 242 de la CGCS de la UNAM

Tres semanas antes de que se diera a conocer su renuncia a la dirección general de la Comisión Nacional del Agua, la doctora Blanca Jiménez Cisneros hizo un balance de la crisis hídrica global.

El 18 de marzo pasado, recordó que, en 2016, la crisis del agua ocupó el primer lugar de los riesgos más importantes para la humanidad poyectados para la próxima década con un 39.8 por ciento; cuatro años después; cuatro años después -expuso en esa ocasión- la pandemia de COVID-19 evidenció la importancia del acceso al agua para el bienestar de la sociedad.

Dra. Blanca Jiménez Cisneros
Cortesía: UNAM

Indispensable para la vida desde lo individual hasta lo colectivo, compleja y transversal en su manejo, el agua es un elemento central que ha sido considerada en el punto seis de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), a fin de garantizarla limpia y saneamiento para todos, precisó en aquella ocasión.

El boletín 242 de la Coordinación General de Comunicación Social de la UNAM dio más detalles acerca de las declaraciones de la hoy ex directora general de la CONAGUA y futura embajadora de México en Francia. Leamos:

Sin embargo, su manejo adecuado enfrenta problemas en los diferentes países; asegurarla para la población en general es un reto constante en el que México trabaja como nación heterogénea, donde el recurso y la sociedad tienen problemáticas distintas por regiones, argumentó Jiménez Cisneros.

La funcionaria e investigadora del Instituto de Ingeniería (II) de la UNAM participó en el pasado 18 de marzo en el ciclo de conferencias “Mujeres líderes por un futuro sustentable”, organizado por la Coordinación Universitaria para la Sustentabilidad (CoUS), el cual fue presentado por Alberto Ken Oyama Nakagawa, secretario de Desarrollo Institucional, y Alexandra Aguilar Bellamy, titular de la CoUS.

Con indicadores de México para los Objetivos de Desarrollo Sustentable (ODS) de la Agenda 2030, Jiménez Cisneros señaló que 64 por ciento de la población nacional tiene suministro de agua potable, mientras que 87 por ciento utiliza servicios de saneamiento; es decir, está conectado a una red pública o fosa séptica y cuenta con sanitario exclusivo para su vivienda.

Además, 49 por ciento de aguas residuales se trata de manera adecuada y 53 por ciento de los cuerpos de agua tienen buena calidad del líquido.

El nivel de estrés hídrico es variable por regiones. A nivel nacional es de 47 por ciento; es alto en el norte, medio en el centro y bajo en el sur, de manera general.

El 39 por ciento de la superficie está sujeta a arreglos transfronterizos, especialmente con Estados Unidos, aunque faltan acuerdos con Guatemala, reconoció.

“Si bien el tema del agua es muy global y todo mundo opina, las soluciones de los problemas son locales. Es algo que hay que entender porque no podemos generalizar y tener puntos de vista generales”, subrayó.

Atención a la COVID-19

Al referirse a algunas acciones que ha implementado el organismo a su cargo para atender la emergencia sanitaria, informó que la CONAGUA participó en el monitoreo de 594 hospitales, vigilando el almacenamiento y desinfección de agua, con mejoras en 85 por ciento de ellos; se brindó apoyó a 759 hospitales fijos y ambulatorios con pronóstico climático y se instalaron más de mil estaciones para lavado de manos en espacios públicos y hospitales COVID-19.

La funcionaria estimó que 19 millones de personas de 30 entidades del país fueron beneficiadas con subsidios emergentes para desinfección del agua; dos millones en situación vulnerable de 28 estados fueron atendidas por las brigadas de Protección a la Infraestructura y Atención a Emergencias.1

Cortesía: UNAM

Referencia

  1. UNAM. “El agua, tema global que requiere soluciones locales”. Coordinación General de Comunicación Social. (Boletín 242, publicado el 18 de marzo de 2021). Recuperado de https://www.dgcs.unam.mx/boletin/bdboletin/2021_235.html

Que ha dejado el COVID-19 a un año de decretarse emergencia sanitaria en México

“Las especies que sobreviven no son las más fuertes, ni las más rápidas, ni las más inteligentes, sino aquellas que se adaptan mejor al cambio”: Charles Darwin

Por Marlene Martínez Leal (*)

Imagen ilustrativa: Gobierno de México

El 30 de marzo del 2020, el Gobierno Federal declaró que el país entró en una emergencia sanitaria por el brote del coronavirus COVID-19 y, junto con ello, el endurecimiento de las medidas de la Jornada Nacional de Sana Distancia, con el objetivo de combatir el “ascenso rápido” en la cantidad de casos. Hasta ese momento se registraban en México 1094 casos positivos, 2752 casos sospechosos, 5635 posibles casos descartados y 28 fallecimientos. El Decreto presidencial con la declaratoria de emergencia sanitaria fue leído en cadena nacional por el canciller Marcelo Ebrard, momentos después de que el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, diera a conocer los ajustes a la Jornada Nacional de Sana Distancia; este documento fue público y oficial en el Diarios Oficial de la Federación al siguiente día (Expansión Política, 2020).

El Artículo primero de esta declaratoria estableció como acción extraordinaria, para atender la emergencia sanitaria generada por el virus SARS-CoV2, que los sectores público, social y privado deberán implementar las siguientes medidas:

I: Se ordena la suspensión inmediata del 30 de marzo al 30 de abril de 2020, de las actividades no esenciales, con la finalidad de mitigar la dispersión y transmisión del virus SARS-CoV2 en en la población residente en el territorio nacional;

II. Solamente podrán continuar en funcionamiento las siguientes actividades, consideradas esenciales:

a) Las que son directamente necesarias para atender la emergencia sanitaria, como son las actividades laborales de la rama médica, paramédica, administrativa y de apoyo en todo el Sistema Nacional de Salud…” (Diario Oficial de la Federación, 2020).

A raíz de estas medidas, la sociedad mexicana se replegó a sus hogares, lo que implicó el paro de actividades de manera abrupta, por al menos algunos días en lo que se hacían adecuaciones para continuar “a distancia”.

Por la dimensión y significación, el sistema educativo nacional se vio obligado a buscar canales que permitieran continuar con la labor educativa (a pesar de que se tuvieron días previos a esta declaratoria) para ajustar actividades. Los medios de comunicación personal (celular, Facebook, Twitter, meet, zoom, …) se vieron incrementados en su uso, prácticamente de la noche a la mañana. El sistema “Aprende en Casa” se hizo presente para homologar a quienes tenían acceso a dispositivos electrónicos (mínimo TV).

Una encuesta realizada entre diciembre de 2020 y enero de 2021 mostró que Facebook es la red social con el mayor porcentaje de usuarios en México. Un 97 % de los usuarios de redes sociales encuestados dijo tener acceso a Facebook. WhatsApp fue la segunda plataforma más usada por los mexicanos, obteniendo un 95 % de los encuestados. En tercer lugar se ubicó Instagram, con un 73 %. (Burgueño Salas, 2021).

Este escenario se replicó para y en las actividades de servicios, quienes se readecuaron a trabajar desde casa o home office. Durante 2020 esta modalidad creció de un 39 % a un 68 %, posicionando a nuestro país como la región de América Latina que más apoya esta modalidad de trabajo, obligando a las empresas a acelerar sus estrategias de transformación digital y enfrentándolas a dos importantes desafíos que plantea esta nueva forma de trabajar: Acceso a la información y la seguridad de la misma (Ortíz, 2020). La idea fue en todo momento no parar la economía por la debilidad que tiene frente a afectaciones como la de esta pandemia.

De acuerdo con la segunda edición de la Encuesta sobre el Impacto Generado por Covid-19 en las Empresas (ECOVID-IE), que elabora el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), por el tamaño de las organizaciones, la modalidad de trabajo a distancia ha sido utilizada por 44.8 % de las grandes empresas. En tanto, ha sido una medida adoptada por el 19 % las de pequeñas y medianas empresas (PyMES) y por el 11.2 % de los micronegocios.

“El trabajo en casa a nivel nacional es 12 %, pero es casi el 45 % de las empresas grandes las que ya tienen trabajo en casa y lo piensan adoptar de manera permanente”, dijo en conferencia de prensa José Arturo Blancas Espejo, director general de Estadísticas Económicas del INEGI. (Hernández, 2020).

No todo el sector productivo contó con la fortuna de seguir con sus actividades, y esto se hizo evidente desde el mes de abril de 2020, en donde según datos del INEGI, 12 millones de personas salieron de la población económicamente activa (PEA), y mes a mes de la pandemia, la informalidad fue creciendo. La tasa de desempleo formal tampoco paso inadvertida frente al Covid-19, pues según el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) México perdió el 3.2 % de su empleo reglado en 2020 al cerrar el año con 647,710 puestos menos que en 2019. El resultado, es ver como México sufrió el año pasado el mayor desplome del producto interno bruto (PIB) desde la Gran Depresión de 1932, con una caída del 8.2 % (Forbes México, 2021).

Al corte de este martes, 23 de marzo, México sumó 5 mil 881 contagios por Covid-19, con un total de 2 millones 203 mil 041 casos confirmados, y 199 mil 048 muertes (El Universal, 2021).

Al 19 de marzo de este año, y a casi tres meses de iniciar con la aplicación de la vacuna, las autoridades de la Secretaría de Salud reportaron que se ha alcanzado a vacunar a más de 5 millones de adultos mayores, trabajadores de salud y profesores (Milenio Digital, 2021).

En territorio nacional hay 126 millones 14 mil 24 habitantes, de acuerdo con los resultados del Censo de Población y Vivienda 2020, elaborado por el INEGI; que en contraposición a la población actualmente vacunada (en su primera o única dosis), es visible la gran brecha que existe para que esta inmunización–preventiva sea universal y como aliciente a las medidas sanitarias ya existentes —y para muchos rejadas— como un motivo para retornar a una “nueva normalidad” que se aprecia como urgente por las circunstancias económicas y sociales que se han evidenciado en este primer año.

Sigue siendo un desafío para el ciudadano, la economía, el gobierno esta pandemia, a fin de mantenerse vivos. ¿Estamos en lo moderno en la Ley de la Selva? ¿Aquel que tiene los medios y características superiores a otro es quien sobrevivirá?…

Referencias

Burgueño Salas, E. (03 de 03 de 2021). Statista. Obtenido de https://es.statista.com/estadisticas/1035031/mexico-porcentaje-de-usuarios-por-red-social/#statisticContainer

Diario Oficial de la Federación. (31 de 03 de 2020). DOF. Obtenido de https://www.dof.gob.mx/nota_detalle.php?codigo=5590914&fecha=31/03/2020&print=true

El Universal. (23 de 03 de 2021). El Universal. Obtenido de https://www.eluniversal.com.mx/nacion/coronavirus-23-de-marzo-mexico-suma-809-nuevas-muertes-por-covid-19-acumula-199-mil-048

Expansión Política. (30 de 04 de 2020). Expansión Política. Obtenido de https://politica.expansion.mx/presidencia/2020/03/30/mexico-llega-a-1-094-casos-de-coronavirus-y-alerta-ascenso-rapido-de-contagios

Forbes México. (27 de 02 de 2021). Forbes México. Obtenido de https://www.forbes.com.mx/noticias-golpes-pandemia-vida-y-economia-mexicanos/

Hernández, G. (2 de 12 de 2020). Factor Capital Humano. Obtenido de https://factorcapitalhumano.com/leyes-y-gobierno/home-office-opcion-laboral-solo-en-12-de-las-empresas-en-mexico-inegi/2020/12/

Milenio Digital. (19 de 03 de 2021). Milenio Digital. Obtenido de https://www.milenio.com/ciencia-y-salud/vacunacion-mexico-covid-19-19-marzo-2021

Ortíz, K. (1 de 10 de 2020). Forbes México. Obtenido de https://www.forbes.com.mx/mexico-el-pais-que-mas-apoya-el-home-office/

(*) Marlene Martínez Leal

Maestrante en Administración por la FCA-UNAM. Lic. en Política y Gestión Social por la UAM-Xochimilco. Docente de la UNAM en la Facultad de Economía, Profesor Invitado en el Facultad de Contaduría y Administración. Investigador independiente en problemas y proyectos vinculados al Desarrollo (administración, economía, política, sociedad y relaciones internacionales). Miembro actual y activo de la AMEI, AMECIP, ALAST, SOMEE. Ponente en diversos congresos y seminarios.

El populismo demagógico y la erosión del estado demócratico de derecho en México

El principio de legalidad en materia de derecho público claramente establece que los órganos administrativos del gobierno solamente pueden ejecutar aquellos actos para los cuales se encuentran expresamente facultados por la norma jurídica

Por Federico Seyde Meléndez (*)

Imagen ilustrativa: Víctormoz/Commons Wikimedia

Desde una perspectiva tanto jurídica como política llama profundamente la atención el hecho de que el presidente López Obrador exprese de manera reiterada que su gobierno no quiere “imponer nada a nadie”. En sus propias palabras, el titular del poder ejecutivo ha expresado en múltiples ocasiones su convicción de que, en el seno de una verdadera democracia como la que el movimiento de transformación que lidera está supuestamente construyendo en México, la manifestación directa y recurrente de la voluntad popular debe ser la directriz fundamental de la acción del gobierno. Estos mensajes, tal como los transmite el presidente en sus conferencias matutinas, se basan en ideas cuya articulación discursiva proyecta una perspectiva ideológica que resulta no sólo incongruente, sino potencialmente incompatible, tanto con el Estado de derecho como con la democracia representativa.

Con relación a la idea de “no imponer nada a nadie”, viene a mi memoria un discurso pronunciado por Jesús Reyes Heroles a finales de la década de los 70, en el cual el ilustre intelectual y político veracruzano sostiene que condescender con todos es “no gobernar” o en otras palabras que un gobierno debe estar dispuesto a imponer su voluntad con independencia de que ciertos sectores de población se opongan a ella. El ejercicio del poder ejecutivo del gobierno necesariamente implica llevar a cabo actos de autoridad. Estos actos de autoridad se ejecutan utilizando el aparato jurídico e institucional de la administración pública para intervenir en el ámbito estructural de la sociedad civil a fin de imponer la voluntad suprema o soberana del Estado por encima de intereses sectoriales o de grupo. No se trata de imposiciones arbitrarias o “autoritarias” siempre y cuando estás surjan de un poder republicano, es decir, comprometido con el interés público y se encuentren debidamente sustentadas en un marco constitucional y legal.

El principio de legalidad en materia de derecho público claramente establece que los órganos administrativos del gobierno solamente pueden ejecutar aquellos actos para los cuales se encuentran expresamente facultados por la norma jurídica. En este sentido, ejercer la autoridad del gobierno a través de órganos ejecutivos provistos de las competencias necesarias, no sólo es perfectamente compatible con la existencia de un Estado democrático y republicano, sino que constituye un factor fundamental de su legitimidad política; especialmente cuando consideramos que sin el pleno ejercicio de la autoridad estatal es imposible garantizar la efectividad de la ley y con ello la seguridad pública y el pleno ejercicio de los derechos sociales, económicos y políticos de los ciudadanos.

Si bien es cierto que, como López Obrador no se cansa de repetir, “en una democracia se gobierna obedeciendo al pueblo”, también es cierto que en el marco de un Estado democrático de derecho no se gobierna obedeciendo al pueblo de manera directa sino con base en leyes, sentencias y acciones ejecutivas producidas por órganos constitucionales que representan la voluntad popular. Estas leyes, sentencias y acciones son válidas precisamente en virtud de que son producto del poder soberano del Estado, es decir, constituyen emanaciones válidas de un poder originario, establecido y organizado mediante una norma fundamental o constitución política cuya fuente es, precisamente, el pueblo. La soberanía, como el poder supremo e indivisible del Estado, nace en el ámbito orgánico del pueblo y se ejerce en el ámbito orgánico del gobierno por lo que todo acto de autoridad sustentado en leyes válidas o constitucionalmente fundamentadas y ejecutado por órganos competentes no es solamente legal sino también legítimo por lo que no requiere de ninguna manifestación adicional de voluntad por parte de los ciudadanos.

Por el contrario, lo que si resulta incompatible teórica y doctrinalmente con la democracia moderna que es, en esencia, una democracia representativa basada en leyes, es utilizar la consulta popular como instrumento para evitar cumplir con la legalidad o para distorsionar el sentido de la misma, partiendo de la base de que las leyes y, en particular las leyes penales, se hicieron para preservar y reparar el tejido social y no para desgarrarlo. Este es claramente el caso de la consulta popular que López Obrador tiene proyectado llevar a cabo en junio del año en curso con la finalidad de conocer la opinión del pueblo, o de lo que él entiende como tal, con relación a la posibilidad de que los expresidentes “neoliberales” sean investigados por la, supuestamente autónoma, Fiscalía General de la República con la finalidad de determinar si, durante el periodo de su encargo, cometieron ilícitos graves que ameriten la apertura de procesos penales ante el Poder Judicial.

No se necesita ser ningún genio para arribar a la conclusión de que semejante propuesta de consulta popular constituye un absoluto disparate en términos jurídicos y un claro despropósito en términos políticos. En un Estado de derecho la persecución de los delitos graves es oficiosa, lo cual significa que constituye una obligación de las instituciones que configuran el sistema de impartición de justicia investigar a fondo y en su caso juzgar y sancionar toda conducta de este tipo, venga o no venga, de un ex-presidente. En este sentido es importante tener claro que el fuero presidencial, en su carácter de sistema de protección constitucional destinado a garantizar la autonomía funcional del poder ejecutivo, opera dentro de un marco temporal bien definido que es precisamente el periodo dentro del cual un determinado ciudadano ocupa la titularidad de la Presidencia Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos en virtud de haber sido elegido, en el marco de un proceso electoral apegado a la ley, por el pueblo en ejercicio de su voluntad soberana. De conformidad con lo anterior, cuando existen suficientes indicios de que un expresidente, excediendo sus funciones constitucionales y traicionando su altísima responsabilidad, cometió un delito grave durante el tiempo de su encargo es facultad del Estado y obligación del gobierno investigar el caso y, para ello, es innecesario llevar a cabo consulta popular alguna. Por otra parte, y desde una perspectiva política, la consulta planteada por López Obrador es una torpeza que lo único que va a provocar es la satanización de adversarios políticos y la consecuente profundización de heridas y rencores históricos, sin aportar absolutamente nada en favor de la legitimidad y del desarrollo democrático del Estado Mexicano.

No debemos olvidar que los regímenes políticos fascistas surgidos en el marco histórico del siglo XX consideraban la manifestación de la voluntad popular, a través de diferentes formas de consulta, como la expresión más clara de la existencia de una relación directa y, en el marco de su narrativa ideológica, auténticamente democrática, entre el pueblo y sus líderes. Por el contrario, estos regímenes políticos populistas y de extrema derecha consideraban como oligárquica, antipopular y abiertamente disfuncional en términos de desarrollo social y económico la existencia de la democracia parlamentaria de carácter representativo y del sistema competitivo entre partidos políticos en que ésta se sustenta.

En una democracia moderna la voluntad política del pueblo se manifiesta periódicamente a través de procesos electorales por lo que la consulta popular bajo la forma de un referéndum o de un plebiscito solamente debe utilizarse en casos muy puntuales, claramente previstos en la constitución y ciertamente de carácter excepcional. Gobernar apelando continuamente a la voluntad del pueblo es propio de sistemas políticos populistas y básicamente no-democráticos, especialmente si tomamos en consideración el hecho de que las consultas populares suelen ser más vulnerables a la manipulación ideológica y propagandística que los procesos electorales institucionalizados. Más que servir para conocer la opinión del pueblo con relación a un determinado asunto de interés público, el plebiscito y el referéndum han sido sistemáticamente utilizados por regímenes de perfiles ideológicos autoritarios e incluso totalitarios, con la finalidad de legitimar decisiones políticas previamente alcanzadas por los grupos gobernantes.

A nivel doctrinal es importante establecer que el concepto de “pueblo” es una abstracción jurídica que, en el marco de un Estado de derecho de carácter democrático y republicano, constituye el complemento orgánico del gobierno. Pueblo y gobierno son dos estructuras funcionalmente interdependientes que forman parte del Estado como totalidad orgánica, por lo que todo acto de gobierno amparado en la ley constituye expresión de la voluntad del pueblo y, en este sentido, es innecesario someterlo a consulta popular. De conformidad con esto, resulta evidente que en el caso de México lo que se debe hacer es fortalecer el marco normativo e institucional del gobierno para que la acción del poder ejecutivo sea legal y legítima y para la que la ciudadanía, que es la expresión concreta del pueblo, tenga plena certeza de que, al ejercer su poder soberano con plena autoridad, el Estado, lejos de amenazar y de atentar contra sus libertades básicas, le confiere plena efectividad al marco legal encargado de preservarlas y protegerlas. De poco o de nada sirven las leyes en ausencia de un poder gubernamental capaz de aplicarlas. Como acertadamente argumentó Hans Kelsen, las leyes de un Estado democrático de derecho no sólo deben ser válidas sino que también deben ser eficaces.

Lo que ocurre al interior de la populista y demagógica narrativa política de López Obrador es que el pueblo no se construye discursivamente como expresión teórica de la totalidad de los ciudadanos que conforman un determinado Estado sino como sinónimo de “los pobres”. A través de diferentes narrativas, el presidente ha transmitido sistemáticamente la idea de que las personas con recursos económicos no son parte del pueblo y, como suele ocurrir con la mayoría de los discursos que el populismo latinoamericano de izquierda ha construido históricamente, esto les coloca fuera de la “alianza liberadora” existente entre los pobres y su caudillo.

Esta interpretación doctrinalmente incorrecta y claramente antidemocrática del concepto de pueblo, lejos de limitarse a los ricos, se ha hecho extensiva a todas aquellas personas que, con independencia de su posición socio-económica, no comparten los planteamientos y las estrategias de política pública del gobierno federal. Como resultado de esto, los intelectuales y académicos críticos no solamente han sido excluidos del ámbito del pueblo sino que, en más de una ocasión, han sido abiertamente definidos como despreciables aliados de aquellos poderes oligárquicos que secularmente se han valido de la corrupción para explotar a los mexicanos y saquear al país. De hecho, utilizando conceptos mal entendidos y mal aplicados como “conservadores”, “neoliberales” e “intelectuales orgánicos”, e incluso utilizando calificativos francamente cursis y pueriles como “fifís”, el presidente hace continuamente referencia a “los otros”, entendidos éstos como todos aquellos sectores de población cuyos intereses, en el marco de su maniquea narrativa, no solamente difieren de los intereses “legítimos” del pueblo sino que se oponen radicalmente a ellos.

En esencia para López Obrador “los otros” son todos aquellos sectores de población cuyos intereses son incompatibles con los intereses superiores de patria y, en virtud de ello, la promoción de los mismos debe ser neutralizada. Como de manera grotesca expresa una cápsula de propaganda electoral recientemente difundida por el partido político del presidente, se trata de los grupos de poder que, por acción o por omisión, han permitido el crecimiento del tumor maligno que amenaza la vida del país. Se trata de una narrativa que no sólo es populista sino también profundamente demagógica ya que además de encontrarse ideológicamente edificada sobre la base de una peligrosa distorsión del concepto de pueblo, se sostiene mediante un sistemático engaño mediático a la ciudadanía basado en la continua manipulación de los datos empíricos y estadísticos que aporta la realidad del país. La tan socorrida expresión de “yo tengo otros datos” no es diferente del concepto trumpiano de fake news. En esencia se trata de estrategias discursivas dirigidas a descalificar toda información que, con independencia del prestigio de las instituciones tanto nacionales como extranjeras que la generan, contradice la narrativa gubernamental.

Esta narrativa populista y demagógica configura un modo de interpelación política que lejos de integrar, y en este sentido contribuir a la construcción de un Estado democrático y republicano, excluye y polariza pavimentando el camino para el ascenso de formas autoritarias de organización y conducción política. No debemos olvidar que para los comunistas soviéticos el pueblo era equivalente al proletariado y para los nacionalsocialistas alemanes el pueblo era equivalente a los ciudadanos de origen ario. Mantener en el México de hoy una narrativa excluyente que, en aras de una supuesta transformación social, no sólo atenta contra el concepto de “unidad nacional” sino que erosiona los fundamentos del Estado de derecho, representa una estrategia torpe en términos intelectuales y profundamente peligrosa en términos políticos. Se trata de un camino que atenta contra la gobernanza y que, más temprano que tarde, está llamado a provocar serios problemas de gobernabilidad.

(*) Federico Seyde Meléndez

Licenciado en Derecho por la Universidad Autónoma Metropolitana y Doctor en Ciencia Política por la Universidad de Essex (Reino Unido). Ha desempeñado diversos cargos en el gobierno federal de México y actualmente es profesor en el Instituto Nacional de Administración Pública y en la Universidad Internacional de la Rioja (España).

Las culpas del otro y la inmadurez democrática

Los errores deliberados, como actos humanos, caen, por lo tanto, en el ámbito de la ética…, aunque les disguste a algunos políticos

Por Jorge Santa Cruz (*)

Imagen: ProtoplasmaNiño (Commons Wikimedia)

La madurez de una democracia se mide por la capacidad de autocrítica de cada una de las fuerzas políticas que intervienen en ella.

La perfección escapa a la condición humana; la democracia, por ende, dista de ser un sistema perfecto.

Lo anterior no obsta para que las personas y las instituciones trabajen para elevar continuamente la calidad de la democracia.

La capacidad de autocrítica o la falta de ella inciden, por lo tanto, en la calidad de la democracia.

Los errores involuntarios son inherentes a la condición humana; por tanto, deben aceptarse con ánimo de corregirlos.

Los errores deliberados, como actos humanos, caen, por lo tanto, en el ámbito de la ética (aunque más de dos políticos se sientan incómodos con esto).

Al igual, pues, que los errores involuntarios, deben aceptarse y corregirse; hacerlo con apego a la verdad y la justicia, procurando siempre el bien común.

Culpar al otro, siempre, por sistema, por cobardía, por cinismo, sólo exhibe la falta de valores humanos, nacionales y políticos de quienes se escudan en esta práctica.

En síntesis: el maniqueísmo (ostentarse como bueno, perfecto e impoluto, y colocar a los críticos en el bando de los malos) sólo evidencia la fragilidad de una democracia que lo es más de nombre que de hecho.

(*) Jorge Santa Cruz

Periodista mexicano con 40 años de trayectoria profesional.

“Y sin embargo, se mueve…”

Se puede afirmar que el Derecho Mexicano ha realizado un ejercicio de introspección con el propósito de reconocer y regular esas demandas sociales que se exigen a través de los años

Por María Guadalupe Aguilar Pineda (*)

Imagen ilustrativa: Orna Wachman (Pixabay)

Un día, el poeta uruguayo Mario Benedetti compartió una frase que impactó de manera significativa en todos los ámbitos de los seres humanos, debido a la profundidad que se resume en ocho palabras que a la letra dicen “Cuando teníamos las respuestas, nos cambiaron las preguntas”, y es así como nos hacemos conscientes de que una sociedad es cambiante y las personas que pertenecemos a ella somos agentes de cambio, y el Derecho tiene la misión de reconocer y regular esos cambios, con el propósito de conservar una convivencia en donde impere la justicia, la seguridad y el bien común.

En ese orden de ideas, el objetivo del presente es exponer brevemente la importancia de reconocer la existencia de esos cambios o demandas que surgen en la sociedad y que causan impacto en el ámbito de lo jurídico, y para ello, lo primero que debemos abordar es la importancia de la consciencia social, la cual se entiende como aquel conocimiento que permite analizar el comportamiento de las personas y la manera en que impacta a la sociedad que pertenecen.

Lo anterior, implica un ejercicio de introspección que permite cuestionar, reformular y corregir aquella conducta o idea que se considera caduca, por lo que dicho ejercicio es una exigencia ética, una responsabilidad humana y profesional; en ese sentido, es indispensable mencionar que también se deberá tomar en cuenta el sistema moral que opere en esa sociedad que se encuentra en proceso de cambio, ya que se analizarán las normas, posturas y criterios jurídicos y de opinión que se tengan respecto de un mismo acto. Por lo tanto, bajo este supuesto la consciencia debe ser entendía como aquella interpretación que la propia sociedad se hace a sí misma y que, por ende, es aceptada de manera general, mas no universal.

Ahora bien, al cuestionarnos sobre si el Derecho Mexicano ha realizado ese ejercicio de introspección al que alude la consciencia social, tomemos en cuenta que se han tenido algunos reconocimientos de derechos a lo largo de poco más de una década, pues basta recordar aquel mes de marzo de 2010, cuando se legalizaron en la Ciudad de México, los matrimonios entre personas del mismo sexo; dicha legalización tuvo como principal motivación la conquista a los derechos de igualdad, inclusión, respeto y no discriminación. Cabe destacar que de alguna manera en el sistema jurídico mexicano impera el criterio kelseniano, en donde únicamente se considera derecho todo aquello que se encuentra previsto en normas jurídicas escritas y positivizadas, por lo que si alguna situación no se encuentra prevista en una norma, se torna invisible o simplemente no es derecho, es así como el matrimonio igualitario es el parteaguas para hacer jurídicamente visible una situación que ya existía de “hecho”.

Por otro lado, en 2012 tuvimos la tipificación del Feminicidio que, en palabras del INMUJERES, es importante no sólo porque reconoce y evidencia un tipo específico de violencia que surge de la problemática estructural y sistemática que conocemos como violencia de género, sino porque también es esencial en la búsqueda de un sistema penal que garantice los derechos de las mujeres y las niñas en México.

Por último, y derivado de la contingencia motivada por el virus SARS-CoV-2 (COVID-19), el pasado 11 de enero del año en curso se publicó en el Diario Oficial de la Federación el Decreto por el que se reforma el artículo 311 y se adiciona el capítulo XII Bis de la Ley Federal del Trabajo, en materia de Teletrabajo. Cabe destacar que de igual manera que en las situaciones anteriores, la regulación obedece a visibilizar una demanda y necesidad social, aunque resulta importante mencionar que algunas empresas desde fechas pasadas hacían el uso de esta modalidad sin garantizar las prestaciones que actualmente contemplan las adiciones a la Ley Federal del Trabajo.

Con base en lo anteriormente expuesto, se puede afirmar que el Derecho Mexicano ha realizado ese ejercicio de introspección con el propósito de reconocer y regular esas demandas sociales que se exigen a través de los años; aunque si bien es cierto que los tres escenarios expuestos no son la panacea, ni es el fin de la regulación, también es cierto que son sólo el principio de una serie de medidas que servirán para visibilizar situaciones que aún se encuentran pendientes de atención y no debemos de perder de vista que (como se mencionó desde un principio) el Derecho tiene como uno de sus propósitos conservar una convivencia en donde impere la justicia. Recordemos las palabras de Jean de la Bruvere: “Una cualidad de la Justicia es hacerla pronto y sin dilaciones; hacerla esperar es injusticia”.

(*) María Guadalupe Aguilar Pineda

Licenciada en Derecho por la UNAM, con experiencia y formación en Derecho Laboral, Derecho Administrativo y Derechos Humanos.

Perdón, condena y advertencia

Luis Donaldo Colosio Riojas llamó a la unidad visitó por primera vez el lugar donde fue asesinado su padre el 23 de marzo de 1994

Por Jorge Santa Cruz (*)

Imagen ilustrativa: @colosioriojas

Luis Donaldo Colosio Riojas estuvo en Lomas Taurinas, Tijuana, el pasado jueves 11 de febrero, en lo que fue su primera visita al lugar donde fue asesinado su padre, Luis Donaldo Colosio Murrieta, candidato presidencial del PRI, aquel 23 de marzo de 1994.

Colosio Riojas, quien es candidato de Movimiento Ciudadano a la Presidencia Municipal de Monterrey, Nuevo León, aprovechó la oportunidad para otorgar un perdón, para hacer una condena y para lanzar un llamado a la unidad nacional.

¿En que consistió el perdón? Citemos sus palabras:

Perdono a los cobardes que me arrebataron a mi padre, haciendo hasta lo inimaginable con tal de sacar a Colosio de la contienda.1

Colosio Riojas fue, aun, más lejos:

Perdono a las instituciones de este País que, lejos de honrar su legado, han usurpado el nombre de mi padre y se han beneficiado de él para sus proyectos.2

Después del perdón, vino la condena:

No perdono que en México continuemos permitiendo que tantas familias padezcan lo mismo que ha sufrido la mía por las ineficiencias e imprudencias de nuestro Gobierno…3

Luego, señaló con índice de fuego:

No perdono que nuestra clase política, lejos de evolucionar, siga fomentando las viejas prácticas que secuestran el poder para servir a sus propios intereses.4

A la condena, siguió un anuncio:

Aquí y ahora comienzo una nueva y urgente historia… En mi propósito de detonar el surgimiento de una generación nueva y diferente, de liderazgos que con integridad, que con congruencia, se arrojen al servicio de nuestra gente…5

Y al anuncio, una arenga:

O remamos todos parejo para el mismo lado, o estaremos todos condenados a hundirnos por igual. Doy este primer paso, este salto de la fe, con la esperanza de que mi País y mi gente lo tome conmigo.

Nada agrego. Usted tiene la mejor opinión.

Referencias

  1. Mirna Ramos. “Perdono a los que me arrebataron a mi padre”. Reforma. (Primera plana. [Viernes 12 de febrero de 2021]. Consultado en https://www.puntoporpunto.com/primeras-planas/portadas/primeras-planas-viernes-12-de-febrero-2021/

2. Íbid.

3. Íbid.

4. Íbid.

5. Íbid.

6. Íbid.

(*) Jorge Santa Cruz

Periodista mexicano con 40 años de trayectoria profesional

Aún seguimos con la cuesta de enero…

Para poder mejorar nuestra salud económica en tiempos de pandemia necesitamos ser más cautelosos t mar en cuenta la incertidumbre del rumbo económico nacional y mundial

Por Marlene Martínez Leal (*)

Imagen ilustrativa: Peter Arreola (Pixabay)

Cada inicio de año, la población en general habla de la llamada “cuesta de enero”, debido a lo que genera sobre todo a nivel económico.

Uno de estos efectos es el aumento de precios en los productos básicos y servicios al inicio de año debido a la inflación; el impacto en las finanzas personales como resultado de los gastos derivados de la temporada decembrinas –incluso desde el “buen fin”– y las responsabilidades tributarias como el pago del impuesto predial, el refrendo vehicular, el pago de servicios como agua o luz –incrementados por el consumo elevado por las “festividades de fin de año”– que afectan la capacidad de compra y el presupuesto de los consumidores, lo que genera dificultades económicas durante el inicio del año.

En el caso de la inflación interanual, México se aceleró más de lo esperado durante la primera mitad de enero debido a un incremento en los precios de los energéticos y algunos alimentos. El índice de precios al consumidor de México subió un 3.33% hasta la primera quincena de enero a tasa anual, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), comparado con el 3.08% de la segunda quincena de diciembre y por encima del 3.17% proyectado.

El banco central de México mantuvo en diciembre su tasa de referencia en un 4.25% y dijo que la “pausa” en su ciclo de recortes brindaba el espacio para confirmar una trayectoria convergente de la inflación hacia su meta permanente del 3% +/- un punto porcentual. En los primeros 15 días de enero, los precios al consumidor crecieron un 0.51% respecto a la quincena inmediata anterior, mientras que el índice subyacente arrojó una tasa del 0.24%, ambos por encima de lo proyectado.

La economía de México se había contraído en diciembre un 5.4% en comparación con el mismo mes del año anterior, según estimación preliminar por el instituto de estadística INEGI. La pandemia de coronavirus llevó a registrar su peor contracción en décadas en el segundo trimestre, y se estima que el año pasado cayó cerca de un 9% el (Instituto Nacional de Estadística y Geografía , 2021).

El Servicio de Administración Tributaria (SAT) se mantiene ‘optimista’ y espera que durante el 2021 con la reactivación económica y el inicio de la vacunación se logren mejores niveles de recaudación; Raquel Buenrostro, Jefa del SAT, informó que durante el 2020, gracias a las acciones de fiscalización que realizaron y a pesar de la crisis sanitaria, se lograron recaudar 492 mil millones de pesos, una cifra equivalente a 2.3% del PIB; para este año confirmó que no habrá un nueva reforma fiscal, ya que la aprobada en 2014 logró un incremento en la recaudación equivalente a 2.4 % del PIB (Villegas, 2021).

Con la finalidad de que el gobierno tenga una mejor recaudación, de los principales impuestos y servicios generales, se ha promovido la siguiente estrategia, en el caso de la Ciudad de México no se tendrán nuevos impuestos; sin embargo, sí habrá una actualización del 3.3% en los montos a pagar por algunos derechos y contribuciones, de acuerdo con la reforma del Código Fiscal aprobada por el Congreso de la Ciudad de México.
Luz Elena González Escobar, titular de la Secretaría de Administración y Finanzas de la Ciudad, detalló los descuentos que se pueden obtener en el pago de impuestos:

En el caso del predial, quienes realicen el pago anticipado del año completo en enero tendrán derecho a una reducción del 10%, y del 6% si pagan en febrero. Continua con la política hacia las personas jubiladas y pensionadas por vejez o incapacidad, viudas, mujeres separadas o divorciadas, jefas de hogar y madres solteras y personas con discapacidad podrán solicitar una reducción en este pago del predial y obtener una condonación del 30% o incluso pagar solo 52 pesos por bimestre.

En el caso del impuesto sobre el agua también se actualizaron las tarifas, aunque para las personas que reciban este recurso por tandeo seguirán pagando una cuota fija por toma hasta que se regularice su servicio. Así mismo, podrán solicitar un descuento del 95% en el pago por la conexión o regularización a la red de agua potable y drenaje, y las personas de grupos vulnerables tendrán derecho a una reducción de 50% de la cuota bimestral por concepto de derechos por el suministro de agua.

En el caso de la tenencia de vehículos, se mantiene la opción de obtener el subsidio del 100% para este impuesto para las personas físicas así como las personas morales sin fines de lucro, como asociaciones civiles que estén al corriente en sus pagos de tenencia en años anteriores y que cuenten con tarjeta de circulación vigente. El beneficio se aplicará desde el 1 de enero hasta el 31 de marzo de 2021 solo cuando el auto, camioneta o motocicleta tenga un valor de hasta 250,000 pesos y se deberá pagar el refrendo (Expansión Política, 2021).

Algunas recomendaciones antes de pensar en ir corriendo al “Monte a empeñar” (BBVA, 2021):

  • Identificar el estado de tu salud financiera: cuánto tienes y cuánto puedes gastar.
  • Elabora un presupuesto personalizado.
  • Reduce o elimina gastos (como los llamados hormiga).
  • No adquirir deudas que no sean estrictamente necesarias (en la actual situación gastos imprevistos y necesarios por salud).
  • Considera hacer un “pequeño” ahorro. Hay muchas instituciones que ofrecen cursos de educación financiera como la CONDUSEF.
  • Si es posible, busca aumentar o mejorar tus ingresos.


Cada año, hay muchos deseos derivados del ímpetu del fin de año, que nos puede llevar a estar en aprietos en estos primeros días o meses del año; sin embargo, la experiencia y lección deben ser aprendidas para poder mejorar nuestra salud económica y en tiempos de pandemia nos obliga a ser más cautelosos con una incertidumbre en el rumbo económico nacional y mundial.

Referencias

BBVA. (03 de 01 de 2021). BBVA. Obtenido de https://www.bbva.mx/educacion-financiera/blog/cuesta-de-enero0.html
Expansión Política. (05 de 01 de 2021). Expansión Política. Obtenido de https://politica.expansion.mx/cdmx/2021/01/05/estos-son-los-impuestos-y-descuentos-que-habra-en-la-cdmx-para-el-2021
Instituto Nacional de Estadística y Geografía . (03 de 02 de 2021). Instituto Nacional de Estadística y Geografía . Obtenido de https://www.inegi.org.mx/app/indicesdeprecios/Estructura.aspx?idEstructura=112001300030&T=%C3%8Dndices%20de%20Precios%20al%20Consumidor&ST=Inflaci%C3%B3n%20Mensua
Villegas, C. (01 de 02 de 2021). Salud, Dinero y Amor. Obtenido de https://www.saludineroyamor.mx/sat-preve-mejor-recaudacion-de-impuestos-en-2021/

(*) Marlene Martínez Leal

Licenciada en Política y Gestión Social (UAM Xochimilco) y Maestrante en Administración (FCA-UNAM)

Presupuesto de Egresos de la Federación 2018 vs. 2021

Al revisar la estrategia del presupuesto del 2021 podemos inferir sobre el cambio y nueva dirección presupuestal

Por Dr. Rubén Sánchez Orozco (*)

Imagen ilustrativa: Amar a destiempo (Pixabay)

Al iniciar cualquier año presupuestal se revisa y se analiza por parte de los ciudadanos o estudiosos de las finanzas públicas la distribución del gasto público, es decir, la revisión del presupuesto de egresos.

El Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) es un documento de política pública elaborado por el Ejecutivo Federal a través de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público en el que se describen la cantidad, la forma de distribución y el destino de los recursos públicos de los tres poderes, de los organismos autónomos, así como las transferencias a los gobiernos estatales, municipales y entidades paraestatales.

En esta primera entrega revisaremos el PEF del 2018 y lo compararemos con el del 2021, de manera general, es decir, montos por objeto de gasto sobre los ramos en el PEF.

Dentro del PEF existe una clasificación administrativa cuya finalidad es dar a conocer al ejecutor o administrador directo de los recursos públicos. Así, esta clasificación responde a la pregunta ¿quién es el responsable del gasto en México? La clasificación administrativa está compuesta por ramos autónomos, ramos administrativos, ramos generales y entidades. Los ramos autónomos incluyen los poderes y órganos autónomos; en los ramos administrativos se encuentra el presupuesto de las dependencias de la administración pública centralizada, en tanto que los ramos generales comprenden los recursos que se transfieren a las entidades federativas y municipios, así como los destinados al pago de la deuda, Adeudos de Ejercicios Fiscales Anteriores (ADEFAS) y erogaciones de apoyo a ahorradores y deudores de la banca. Finalmente, las entidades representan el presupuesto de las entidades de control presupuestario directo y empresas productivas del Estado.

A lo largo del tiempo, los ramos que conforman el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) se han modificado, algunos han cambiado de nombre, otros han desaparecido y se han creado nuevos.

La revisión se realizará sobre presupuesto aprobado, es decir, de las asignaciones presupuestarias anuales comprendidas en el Presupuesto de Egresos a nivel de clave presupuestaria en el caso de los ramos autónomos, administrativos, generales, las entidades de control presupuestario directo y las empresas productivas del Estado, y a nivel de los rubros de gasto que aparecen en las carátulas de flujo de efectivo para las entidades, aprobadas por la H. Cámara de Diputados”. (Fuente: RLFPRH).

En el PEF del 2018 se autorizó un monto por $5,967,779,918,481, de los 44 ramos existente en 2018; 10 de ellos representaron el 83.58% del total del presupuesto, una cifra de $4,988,133,099,352, el siguiente grafico muestra esta distribución.

Fuente: SHCP (PEF 2018, PEF 2021)

Como podemos observar el ramo con mayor importe recibido fue el “28” (sobre participaciones a entidades federativas y municipios), con un 13.61%, seguido por el “19” (aportaciones a la seguridad social) con un 11.72% y en tercer lugar el ramo “33” (aportaciones federales para las entidades federativas y municipios con el 11.53%. Recordemos que las transferencias realizadas por medio del ramo 28 pueden ser usadas libremente por parte de los estados y municipios, no están etiquetados. Estos recursos los envía el gobierno federal a los estados y municipios según 1) sus participaciones distribuidas durante ese ejercicio, 2) su crecimiento del PIB, 3) su esfuerzo recaudatorio y 4) su número de habitantes. Por otro lado, las transferencias que se realizan por medio del Ramo 33 Aportaciones a Entidades Federativas tienen objetivos definidos por el gobierno federal en materia de educación, salud, infraestructura educativa y social, y seguridad pública. El Ramo 33 se divide en fondos que se distribuyen a partir de fórmulas, indicadores, criterios, calendarios y destino, establecidos en la Ley de Coordinación Fiscal.

Es importante señalar que la suma de estos ramos 28 y 33 significo el 25.14% del presupuesto total asignado para 2018, mientras que para el Instituto Mexicano del Seguro Social, ISSSTE y portaciones a la seguridad social (ramos 50, 51 y 19) el importe representó el 27.84%.

Mediante la distribución del gasto público podemos identificar las prioridades de gasto que mantienen nuestros gobiernos y por lo tanto sus políticas y objetivos de desarrollo como nación.

Para el 2021, la distribución del presupuesto fue similar en relación con los ramos de mayor carga presupuestaria sobre los ramos observados en el 2018, ya que de los 10 ramos con mayor presupuesto designado para el 2021 representaron el 84.91% (con un importe de $6,139,456,883,558). el siguiente gráfico muestra la distribución.

Fuente: SHCP (PEF 2018, PEF 2021)

La distribución por ramos es similar entre el PEF del 2018 y 2021 (nueve de los ramos que lideraron los importes asignados son los mismos y solo uno salió del 2018 (el ramo 23, Provisiones Salariales y Económicas), mientras que el ramo que se incorporó fue el 20 (Bienestar), ramo que cambio de nombre (anteriormente se llamaba 20, Desarrollo Social. Las cifras totales entre PEF 2018 y 2021 de estos 10 ramos mostraron un aumento del 23.08% al pasar de $4,988,133,099,352 a $6,139,456,883,558.

A diferencia del PEF 2018, los ramos revisados por importes tuvieron cambios significativos. El ramo con mayor presupuesto para el 2021 es el 19 (Aportaciones a Seguridad Social) con el 13.29%, seguido por los ramos 28 (Participaciones a Entidades Federativas y Municipios) con el 12.74 y en tercero, el 50 (Instituto Mexicano del Seguro Social 12.47%), dejando en el cuarto lugar de asignación al 33 (Aportaciones Federales para Entidades Federativas y Municipios) con el 10.76%.

Al revisar la estrategia del presupuesto del 2021 podemos inferir sobre el cambio y nueva dirección presupuestal, ya que se direccionan más recursos al gasto de tipo social, principalmente al sector de asistencia sobre la salud y combate a la pobreza. Por otra parte, la reducción de recursos para las entidades federativas y municipios, así como para gastos de contratación y fomento para los servidores públicos de la federación.

Un punto para destacar es el ramo 24 (Deuda Pública), el cual sigue dentro de los 10 rubros de mayor asignación de recursos del presupuesto, ocupando el sexto lugar en los dos PEF, representando el 7.93% del 2018 y 7.48% para el 2021, aunque existe una disminución en el monto de $32,174 millones de pesos para el 2021, sigue siendo una cifra muy importante. Lo que significa el fuerte lastre que tiene este país sobre los recursos destinados al pago del servicio de la deuda.

Por su parte, PEMEX mantiene en los dos presupuestos el quinto lugar sobre los recursos asignados (en el 2018 representó el 8.42% y para el 2021, el 9.49%). En importe, la cantidad es relevante al alcanzar un aumento de $183,600 millones de pesos.

El siguiente cuadro muestra las cifras del PEF sobre los 10 principales ramos del 2018 y 2021, porcentajes de los importes sobre el total y su variación (incrementos o decrementos) sobre porcentajes de distribución del 2018.

De acuerdo con el cuadro anterior y aplicando los porcentajes del PEF 2018 al presupuesto 2021, tenemos 5 ramos con aumentos en los montos por la distribución y 6 con reducciones sobre los importes designados para el 2021. Los ramos con un aumento pertenecen al sector de seguridad social, el ramo 19, 50, 51 y 20, los cuales suman un total de $285,474 millones de pesos y PEMEX $77,187 millones de pesos.

En contraste, los ramos que disminuyeron su presupuesto respecto al 2018 fueron el 28, 33, 24, 53, 11 y 23, los cuales totalizaron $268,858 millones de pesos menos, considerando la distribución porcentual del 2018.

Si analizamos los datos generales podemos indicar que la estrategia del actual gobierno es realizar más gasto sobre problemas sociales como la pobreza, alimentación, vivienda, servicios de salud entre otros. Sin embargo, el asignar más recursos a la solución de estos problemas no garantiza su reducción o mitigación; el problema es la eficacia y eficiencia del gasto, es decir, que se cumpla o alcancen los objetivos planeados, programados y presupuestados de los programas o proyectos planteados y plasmados en el actual gobierno.

Los ramos con mayor reducción presupuestal fueron el 28, 23, 33, 53, como se muestra en el cuadro anterior, la reducción presupuestal para los Estados y Municipios afecta el manejo de sus gastos prioritarios y desarrollo económico de cada Entidad; es por ello por lo que también genera un descontento entre la Federación y los gobiernos locales, aumentando la dependencia financiera del poder federal y vulnerando la autonomía de los Estados. De esta manera generará distorsiones políticas en las votaciones del 2021, al observarse resultados inferiores del gasto realizado en sus Estados y Municipios.

En relación con el ramo 23 (provisiones salariales y económicas), la reducción presupuestal para la administración pública respecto a sus empleados y prestaciones de seguridad y ahorro para los funcionarios. Esta política realizada desde el inicio de la actual administración, continua para el 2021, la reducción presupuestal para este año comparada con el 2018 es de $62,094 millones de pesos. Es importante señalar que la reducción de plazas, la disminución de salario y la eliminación de prestaciones, generarán una baja en la calidad y eficiencia de la administración del gasto público, y en todo el entorno de la administración pública. La administración del Estado mexicano para encaminarse al éxito como nación necesita de administradores públicos con conocimiento, capacidades técnicas y ética profesional, y para obtener esas características se necesitan incentivos para querer laborar en esas instituciones y desarrollar un país con mejores perspectivas de desarrollo nacional. No solo es la honradez del individuo como funcionario, sino, tal vez, más importante es el conocimiento para realizar bien su trabajo y lograr los objetivos eficientemente.

La improvisación tiene un porcentaje de probabilidad más alto de fracaso, que el tener de conocimiento y experiencia. La persona aprende mediante la capacitación y a través del tiempo; nadie nace sabiendo. El mérito se adquiere y comprueba con desarrollos exitosos y específicos a través del tiempo.

Finalmente diremos que, dependiendo del interés político económico de los gobiernos, la distribución de los recursos en el PEF muestra las ideas o tendencias políticas y para este gobierno no es la excepción. Las cifras generales están reflejadas y la conclusión a favor o en contra del uso de los recursos es totalmente discutible y controversial.

(*) Dr. Rubén Sánchez Orozco

Doctor en Administración Pública y Profesor en la Universidad Anáhuac México

Covid 19 y la familia

Nadie pidió que estuviéramos en una pandemia y esto hizo que nuestra historia se divida en dos antes y después de la pandemia

Por Graciela Colín San Juan (*)

Imagen ilustrativa: Gert Altmann (Pixabay)

A pesar del dolor y la incertidumbre que experimentamos, hemos afrontado con valentía las familias en México y en el mundo los retos que ha traído el 2020.

Al inicio de este año había muchos proyectos en las familias, probablemente los mismos de cada año, hacer ejercicio, llevar una dieta, ahorrar, realizar algún viaje etc. Los dos primeros meses vivíamos muy indiferentes ante los sucesos en otros países no sabíamos lo que se nos avenía. De repente iniciamos un proceso de cuarentena donde no teníamos conciencia de la magnitud del evento al que teníamos que confrontar y nos resguardamos como familias en las cuatro paredes más seguras que son nuestro hogar.

Iniciaron los contagios y con ello un impacto en las familias, comenzamos a tener angustias, preocupaciones, incertidumbre y sobre todo miedo por las pérdidas económicas y aun peor de nuestros seres queridos. Nadie estábamos preparados. Empezó a inundar el miedo y junto con él muchas familias se hicieron débiles y se fracturaron por situaciones económicas, emocionales, sociales y escolares. Otras más se hicieron fuertes fomentando los valores de empatía, y fortalecieron el amor que ante esta pandemia es lo que ha logrado mantener unidas a las familias.

He pensado mucho en la importancia de la familia y lo agradecida que me siento al tener la mía y es que, si hay un lugar donde se puede ser uno mismo, donde podemos crecer, ser creativos, donde nos sentimos comprendidos y apoyados es en la familia.

Independientemente de las circunstancias que son muchas a la familia hay que cuidarla, potenciarla y darle un gran valor ante la sociedad. Con el Covid 19 hay y vendrán problemas lo importante es mantenernos firmes, conservar los valores y darles este regalo a nuestros hijos un pilar fuerte donde puedan apoyarse y donde el amor, venga lo que venga, este por encima de todo, porque donde hay amor no hay problema o circunstancia que no se pueda superar.

Es muy fácil ver el lado oscuro y dar testimonio de cosas negativas. Pero también veamos las cosas positivas que se han dado en las familias, por ejemplo: la creatividad ha florecido. La creatividad nace de la angustia como el día nace de la noche oscura”. [i] 

Nadie pidió que estuviéramos en una pandemia y esto hizo que nuestra historia se divida en dos antes y después de la pandemia, los efectos no son pasajeros si nos lo proponemos saldremos como familias de hierro con corazón de diamante para derrotar cualquier obstáculo o como familias poco competitivas.

Muchos se preguntan ¿Qué voy hacer cuando termine la pandemia? La pregunta sería:  ¿Quiénes vamos a ser después de esta pandemia?

Graciela Colin San Juan


[i] Albert Einsten

(*) Graciela Colín San Juan

Emprendedora y Jefa de Familia

Se apaga una vida, se enciende una flama perenne

Por Laura Flores Reyes (*)

Imagen: Especial

“Cada árbol se conoce por su fruto: Todo buen árbol da buenos frutos. Así que por sus frutos los conocerán”. (Mateo 7: 16-21)

El 6 de agosto de 1972 vio la primera luz un mexicano que habría de dedicar su vida al cuidado de los bosques y al combate de los incendios forestales: Jorge Emilio Reyes Flores.

Su misión fue la de ser Combatiente Forestal y Bombero Forestal, adscrito a la Comisión de Recursos Naturales (CORENA), Regional 3, en la Ciudad de México.

Cuidó de los ecosistemas en peligro de extinción y trabajó a favor del respeto a las áreas protegidas. Amó intensamente a la naturaleza, los árboles, el agua. Entregó lo mejor de su talento y de su capacidad física a la preservación de los “pulmones verdes” de la Ciudad de México porque siempre quiso conservar el oxígeno para la población y hacer sustentables los recursos acuíferos.

Jorge Emilio contribuyó a alentar, con su testimonio en Scripta Manent, el cuidado a la casa común: la Tierra. Lo hizo con el mismo entusiasmo y dedicación con que reforestó una gran cantidad de hectáreas.

Él, perdió la batalla final el pasado 5 de enero: “los pulmones verdes” que sembró no lo verán más. Su larga trayectoria profesional concluyó, mas no su ejemplo de profesionalismo y dedicación.

(*) Doctora en Administración Pública por la Universidad Anáhuac México y docente en la Facultad de Contaduría y Administración de la UNAM

Ingenuo, esperar algo bueno de las elecciones

El sistema político mexicano ni se crea ni se destruye; sólo se transforma… en apariencia

Por Jorge Santa Cruz (*)

Imagen ilustrativa: Instituto Nacional Electoral

En el caso de México, el año que comienza no promete mucho. El país seguirá dominado por los mismos. El sistema político mexicano opera bajo la máxima materialista de que “la materia ni se crea ni se destruye, sólo se transforma”.

El sistema fundado por Plutarco Elías Calles en 1929 (hace ya casi un siglo) se sustentó en el PRI por más de siete décadas. El PAN fue utilizado para controlar a los sectores católicos contrarios al régimen.

La caída del bloque soviético dio paso al modelo neoliberal en el mundo; entonces, en México, el PRI viró del socialismo de Echeverría y López Portillo al neoliberalismo de De la Madrid Hurtado, Salinas de Gortari y Zedillo Ponce de León.

Del Olimpo de Washington (como llamaba el finado Adolfo Aguilar Zínser al gobierno de los Estados Unidos) llegó la orden de que México tuviera una “transición democrática” que engañara al pueblo y acelerara la privatización económica.

Entonces, Zedillo marcó una “sana distancia con el PRI” y entregó el poder al panista, dizque conservador, Vicente Fox Quesada. Éste, entregó el mando a otro panista más neoliberal: Felipe Calderón Hinojosa.

Calderón, a su vez, pasó la estafeta a otro neoliberal aún acelerado: Enrique Peña Nieto. En resumen, el PRIAN gobernó desde la década de los 80 al 2018. Muchos años…

Un expriista, Andrés Manuel López Obrador, obtuvo la Presidencia de la República merced a su aplastante triunfo electoral del 1 de julio de 2018. Este tabasqueño prometió rescatar al país de la crisis en que lo había sumido el prianismo y más de 30 millones de votantes le creyeron.

El expriista López Obrador gobierna al mejor estilo del PRIAN: judicializa la política para perseguir a sus adversarios, utiliza los apoyos sociales para controlar a los votantes cautivos, impide la industrialización del país, favorece a determinados grupos de la delincuencia organizada, siembra la discordia entre los mexicanos y es incapaz de proteger la seguridad y la salud de los mexicanos.

Su partido, Morena, es la revisión corregida y aumentada del Partido Nacional Revolucionario dominado por Lázaro Cárdenas del Río, quien pugnó por convertir a México en una república popular al estilo soviético.

López Obrador domina el Congreso con el concurso de priistas y expriistas. Ricardo Monreal es el factótum en el Senado de la República; Dulce María Sauri Riancho (aún priista) opera para que los caprichos del Presidente de la República se vuelvan ley. Y como en los tiempos de más poder del PRI, AMLO tiene sujeto al poder judicial.

El Presidente de la República tiene muy cerca de él, como un consentido, al operador del fraude electoral de 1988 que puso en el poder a Carlos Salinas de Gortari, es decir, a Manuel Bartlett Díaz. Lo colocó ni más ni menos que al frente de la Comisión Federal de Electricidad, a pesar de las públicas acusaciones de corrupción que se han hecho en su contra.

La CFE puede dejar sin energía eléctrica a más de 10 millones de mexicanos y no pasa nada. Es más, a León, hijo de Manuel Bartlett (el que fue pillado vendiendo ventiladores para enfermos de Covid-19 a un escandaloso sobreprecio) lo habilitaron, de nuevo, como proveedor del gobierno federal. El poder de Manuel Bartlett Díaz dentro de Morena es incuestionable. ¿A qué se deberá?

En síntesis: hoy, el viejo PRI está incrustado en Morena: es el PRIMOR.

¿Qué de bueno se puede esperar de las elecciones del 6 de junio de 2021? Nada bueno. Analicemos los dos escenarios más factibles:

  1. Morena mantiene la mayoría en el Congreso de la Unión. Esto le daría continuidad a su proyecto socialista.
  2. La alianza PRI-PAN-PRD le arrebata el control del Congreso a Morena. Esto devolvería poder a quienes propiciaron con sus inficiencias, ineficacias, traiciones y corrupciones el empoderamiento de Morena.

Dicho de otra manera: “Tan malo el pinto como el colorado”. El sistema político mexicano no se destruye, sólo se transforma… en apariencia.

(*) Jorge Santa Cruz

Periodista mexicano con 39 años de trayectoria.