«Hay un plan, efectivamente, pero no se le está dando la velocidad o la prioridad estratégica»

Por Jorge Santa Cruz.

Imagen ilustrativa: Especial.

México está muy rezagado en el proceso de reconversión industrial, ya que su desarrollo depende aún de las energías tradicionales, señala el maestro Miguel Ángel Guerrero Lechón, funcionario del Servicio Exterior Mexicano.

Alerta que, de continuar esa tendencia, nuestro país podría perder competitividad en el mercado global, podría entrar en conflicto con sus socios de América del Norte y los mexicanos tendrían que pagar más por la energía que consumen.

Afirma que se tiene que hacer una gran labor de reconversión desde el gobierno.

«Hay un plan, efectivamente, pero no se le está dando la velocidad o la prioridad estratégica. Ese es el gran reto que tenemos. Y la oportunidad es ahora, porque, si lo vamos dejando, las consecuencias para nuestro desarrollo económico, para nuestra inserción en este mundo dinámico que está apostando por otro tipo de energía, nos puede traer graves consecuencias».

Recalca que México fue uno de los promotores de la Agenda 2030 de la ONU, lo que le obliga a cumplirla.

Por otro lado, los grandes productores de petróleo como Catar, Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos vislumbran que sus reservas de crudo mermarán dentro de veinte años, por lo que empiezan a apostar por las energías limpias (como la solar y la eólica). Nuestro país debería hacerlo también, concluye.

Entrevista completa al Mtro. Miguel Ángel Guerrero Lechón