Por Jorge Santa Cruz

Producción: Voces Críticas y Sin Compromisos

Imagen ilustrativa: Especial

El enfrentamiento entre el fiscal general de la República, Alejandro Gertz Manero, y el ex titular de la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, Santiago Nieto Castillo, exhibe la debilidad política del presidente López Obrador y marca el principio del fin de su gobierno, señala el maestro en justicia federal, Víctor Manuel Ornelas Carsolio.

Este caso en particular —prevé— no trascenderá en lo jurídico, ya que Nieto Castillo posee información confidencial que lo blinda ante los embates del fiscal Gertz; pero sí repercutirá en lo político.

«Vamos a ver —apunta— cómo se desmarcan, cómo se desfiguran, cómo se van descomponiendo ciertas posiciones; todo en aras de una ambición política que ha sido alimentada por el propio presidente de la República al no ser leal con sus propios partidarios, con su propio equipo.

Como ejemplo de esta descomposición política, pone como ejemplo el caso del coordinador de Morena en el Senado, Ricardo Monreal, uno de cuyos operadores de confianza fue aprehendido en el estado de Veracruz acusado de homicidio doloso.

Ornelas Carsolio prevé que otras figuras importantes (como el canciller Marcelo Ebrard y la jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum) se vean envueltas en escándalos debido a sus aspiraciones presidenciales.

La debilidad política del jefe del Ejecutivo federal —apunta— es consecuencia de su falta de capacidad para evitar las deslealtades, para definir posturas y serenar los ánimos.

Ornelas Carsolio concluye que la debilidad política del presidente López Obrador crecerá en la medida que López Obrador fracase en su intento de controlar a los órganos autónomos que serán determinantes en la próxima elección federal.

Entrevista completa al Mtro. Víctor Manuel Ornelas Carsolio