Por Jorge Santa Cruz

Realización: Voces Críticas y Sin Compromisos

Imagen ilustrativa: Especial

La migración es un tema de seguridad nacional para México porque ingresa todo tipo de personas, incluso delincuentes que forman parte de organizaciones criminales como la Mara Salvatrucha, señaló el ministro del Servicio Exterior Mexicano, Miguel Ángel Guerrero Lechón.

«En el caso de México, tenemos que ser muy cuidadosos al momento de otorgar la calidad migratoria, ya sea de refugiado, de asilado, de transmigrante, porque realmente no sabemos si esa es la migración que México requiere para su desarrollo y seguridad», agregó.

El funcionario, adscrito actualmente a la Dirección General de Protocolo de la Secretaría de Relaciones Exteriores, afirmó que se necesita de la coordinación de las diversas autoridades de México para garantizar una migración deseada, ordenada y regulada.

Explicó que el tema migratorio involucra a muchas dependencias, no solamente el Instituto Nacional de Migración. En él, intervienen otras instancias, como la propia Guardia Nacional y hasta la Secretaría de Hacienda, por cuestiones relacionadas con el pago de impuestos y el lavado de dinero (que realizan las organizaciones dedicadas a la trata de personas).

Detalló que en la frontera de México con Guatemala existen más de 50 o 60 cruces ilegales por los que ingresan migrantes indocumentados y hasta ganado guatemalteco.

«(Es necesario) replegarnos más allá de esa «zona de nadie» en la frontera de México con Guatemala para llegar realmente a la frontera y, desde ahí, controlar los flujos migratorios», consideró. El gran filtro, apuntó, debe ser el punto fronterizo.

«Queremos —dijo— que el migrante tenga una oportunidad de mejorar su calidad de vida en nuestro país. Pero, para eso, se tiene que valorar quién puede entrar y quién no, porque al poner el migrante un pie en México, adquiere derechos, y nuestro país adquiere la responsabilidad; como sucedió en el infortunado accidente carretero que costó la vida a 55 migrantes, en su mayoría guatemaltecos».

Nuestro país —remarcó— necesita definir qué tipo de migrante requiere para que contribuya al desarrollo del país y qué otro va realmente en tránsito. Puso como ejemplo de migración ordenada, regulada y selectiva la que aplica Canadá, país que contrata cada año a 30 mil mexicanos que trabajan en instituciones de salud, en hoteles y en la industria de la construcción.

Entrevista completa al Mtro. Miguel Ángel Guerrero Lechón