A pesar de tener un empleo, más de 24 millones de mexicanos viven en pobreza extrema

Por Jorge Santa Cruz.

Imagen ilustrativa: Flickr.

Pese a tener un empleo, más de 24 millones de mexicanos sobreviven en pobreza extrema debido a que sus salarios tienen cada vez menos poder de compra, señala el doctor David Lozano, profesor-investigador del Centro de Análisis Multidisciplinario (CAM) de la Facultad de Economía de la UNAM.

Explica que los ingresos de esta parte de la población han sido afectados por la pandemia de Covid-19, los incrementos a los hidrocarburos, los aumentos a las materias primas en los mercados internacionales y las alzas de los precios de los productos de la canasta básica.

Aclara que la caída del Producto Interno Bruto es anterior a la pandemia; la emergencia sanitaria lo que hizo fue acelerar el proceso de empobrecimiento económico.

“La crisis ha metido a muchas familias en un problema de subsistencia. Y la pandemia lo aceleró porque muchos perdieron el empleo; otros vieron disminuidos sus niveles de ingreso para poder mantener el trabajo. La clase media, por ejemplo, perdió fuentes de ingreso (pequeños negocios, actividades comerciales, actividades de servicios). Entonces, ha habido un incremento en los niveles de pobreza de manera desproporcionada”.

A nivel del hogar, señala, la pandemia mermó aún más el ingreso, ya que las familias tienen que comprar productos que antes no estaban en la canasta básica, y que son totalmente necesarios: medicamentos, alcoholes, desinfectantes, cubrebocas; también tienen que gastar constantemente en pruebas de Covid-19.

Considera que los aumentos a los salarios mínimos benefician a alrededor de tres millones de personas; al resto de los trabajadores y empleados no solo no se les aumenta, sino que sufre los constantes incrementos de precios.

Entrevista íntegra (primera parte)

Por ello -continúa-, las personas tienen que trabajar más, aumentar sus ingresos para que les alcance; o que más miembros de la familia trabajen para aumentar el dinero disponible; otra alternativa, es tener, además, otro empleo o un pequeño negocio.

Estos sectores son los más golpeados porque no reciben ningún aumento y el gobierno se queda pasivo ante los constantes incrementos de la inflación y de los precios, subraya.

“Voy a decir esto de manera personal: es muy desafortunado para nuestro país pensar que estos sectores son como privilegiados. Hace unos meses, el propio presidente de la República mencionaba que las personas que tenían más de tres salarios mínimos en este país eran privilegiadas. Eso es falso.

“No es privilegiado aquel que por su trabajo intenta tener un mayor ingreso. Al contrario: está tratando de tener una mejor manera de tener un ingreso y un bienestar dentro de su familia”.

Insiste en que se ha reducido el número de mexicanos que ganan cinco salarios mínimos o más; en este rango se incluye lo mismo a quienes ganan un millón de pesos al día que a quienes perciben 1200 pesos. La diferencia -enfatiza- es gigantesca.

“La mayoría de los mexicanos nos estamos concentrando entre tres y cuatro salarios mínimos. Y aun así, no nos está alcanzando el dinero. Tendríamos que tener actualmente un ingreso diario (para satisfacer nuestras necesidades) de más de 1400 pesos. No hay un salario mínimo de mil 400 pesos”.

A manera de resumen, dice que la falta de incrementos salariales y los constantes aumentos de precios han obligado a las familias a consumir bienes y servicios de mala calidad:

“Le voy a dar un dato: en esto de la pandemia y ante este crecimiento de la pobreza, el consumo de productos enlatados de menor costo, y productos procesados de menor costo y menor calidad, ha incrementado en más del 400%. Entonces, hoy los mexicanos volteamos a ver nuestra alacena y puedes ver productos, pero son de peor calidad. Eso no significa mejora, o superación de la pobreza. Eso no es así. Tiene que ver con otras razones. Tiene que ver con la calidad de los productos, la calidad de los servicios, el bienestar de tu trabajo profesional”.

Por eso, los profesionistas de todas las ramas, por ejemplo, tienen que trabajar 13 horas diarias para poder satisfacer sus necesidades mínimos. Y aun así, no perciben el ingreso necesario. Es algo inhumano y lamentable, concluye el entrevistado.

Un comentario sobre “A pesar de tener un empleo, más de 24 millones de mexicanos viven en pobreza extrema

  1. Pingback: Voces Críticas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s